8 de octubre de 2013

Cruzando Death Valley camino de Yosemite

EEUU COSTA OESTE 2013
Día 9/15

Hoy nos esperaba la segunda etapa maratoniana del viaje, 354 millas desde Las Vegas hasta Mammont Lakes, que nos llevaría a las puertas de Yosemite. Para ello teníamos que cruzar Death Valley, una región inhóspita denominada así en el siglo XIX por los emigrantes que se dirigían a California. Los miembros de una de estas caravanas se perdieron aquí y dieron nombre al lugar tras tener que comerse los bueyes que tiraban de sus carruajes para poder sobrevivir.

Partiendo de Las Vegas por la carretera 160 llegamos hasta Pahrump donde llenamos el depósito de gasolina y compramos agua y comida, ya que dentro del parque tan sólo hay alguna gasolinera solitaria con precios muy altos. En Death Valley hace calor, mucho calor, pero no nos pareció el lugar dantesco que narraban otros viajeros en sus diarios, eso si, no es el mejor sitio para hacer caminatas en esta época del año, con bajarse del coche unos minutos para contemplar el paisaje y hacer fotos es suficiente. Pero el lugar merece realmente la pena, a nosotros nos gustó mucho. Es diferente al resto de parques que vimos a lo largo del viaje y esconde una gran belleza detrás del desolado paisaje.

Tras cruzar el cartel de la entrada (aquí no hay casetas para pagar) se puede tomar un desvio que lleva a una colina denominada Dante's View, donde se tiene una gran panorámica. Son más de 20 Km por una importante pendiente y al planificar el viaje habíamos decidido no ir y centrarnos tan sólo en otros puntos de interés. El primer lugar donde paramos fue Zabriskie Point. Nos llamó la atención la cantidad de turistas que había, entre ellos varios autocares de jubilados americanos. Es un mirador desde donde se divisan unas colinas de diferentes tonalidades. En todas las guías recomiendan ver este punto al amanecer porque es cuando el efecto lumínico es más espectacular, pero no pudo ser. Este es un lugar que los aficionados al rock conoceréis de forma indirecta al ser el protagonista de la portada del maravilloso álbum de U2 "The Joshua Tree". El título del disco hace referencia a un tipo de cactus de gran tamaño que da nombre a un parque nacional situado al sur de California y donde fue tomada la foto de la contraportada. En Death Valley podéis ver igualmente el árbol de Joshua e inmortalizaros con una foto a su lado. También es el titulo de una película de los 70 del cineasta italiano Antonioni. Es lugar muy fotogénico y recomendable. Desde el parking hay que subir unos metros por una colina hasta el mirador que con el sol de justicia y el tremendo calor se hacen duros. No olvidéis gorra, crema solar y agua.



Continuamos camino por una carretera con rectas infinitas y sin ningún rastro de vegetación hasta Devil’s Golf. Curioso nombre para un paraje totalmente desértico, con la tierra agrietada y las rocas cubiertas de sal en lo que algún día fue un lago. Desde aquí nos dirigimos al punto más bajo de toda América del Norte: Badwater. 86 m bajo el nivel del mar y el record de temperatura mundial con 56ºC. Desconozco la temperatura que hacía cuando fuimos pero bastante más de 40º seguro. El nombre proviene de una pequeña charca no potable debido a su alto contenido en sales y que causaba la muerte de los animales de carga que bebían en ella.
El último punto que vimos del parque fueron Mesquite Flat Sand Dunes, un paraje con dunas de arena famoso porque aquí se grabaron algunas escenas de Star Wars. No tiene nada de particular. Las dunas de muchas de las playas de la costa gaditana o de Maspalomas son mucho más impresionantes. 



Tras dejar atrás Death Valley el paisaje va cambiando poco a poco y aparece cada vez más vegetación según abandonas Nevada y regresas a California. De camino hasta nuestro destino tan sólo fue reseñable Lone Pine, pueblo donde se rodaron numerosos westerns. Teníamos reservado el hotel en Mammoth Lakes, puerta de entrada a Yosemite y estación de esquí invernal. Es una localidad bastante grande y muy animada. Está situada en un entorno natural privilegiado para el turismo tanto estival como invernal. Nos alojamos en el Motel 6. Esta es una cadena de moteles económicos muy populares. Nos costó 108 $ y fue el más flojo de todos, aunque está bien. Es muy sencillo y la habitación algo pequeña para cuatro personas pero lo suple con una buena situación (en la avenida principal), una recepcionista muy amable y eficiente y una pequeña piscina al aire libre pero con agua climatizada (aquí por la noche hace falta una chaqueta). Nos sorprendió un cartel que había en recepción alertando sobre el riesgo de dejar comida en los coches debido a los osos. Los contenedores de basura del pueblo están repletos de carteles similares. No es broma porque al día siguiente la recepcionista nos dijo que habían visto dos osos esa noche merodeando por el pueblo.
Por recomendación de la recepcionista fuimos a Burgers Restaurant (6118 Minaret Rd). Un típico local americano de madera repleto de familias, donde cenamos fenomenal por 85 $. Las hamburguesas buenísimas. Otro lugar que nos debéis perder es Shea Schat’s Bakery (3305 Main St). Es una pastelería famosa en California. Los pasteles son caros (3 $) pero son unos de los mejores que hemos comido nunca.

Próximo capítulo: Yosemite.


No hay comentarios:

Publicar un comentario