26 de octubre de 2013

Golden Gate Park

EEUU COSTA OESTE 2013
Día 13/15
Capítulo 1/2

Al despertar en el que iba a ser nuestro último día en San Francisco nos acordamos del dicho, atribuido erróneamente a Mark Twain: "nunca pasé tanto frío como un verano en San Francisco”. Llovía y el tiempo veraniego de los dos días previos había desaparecido. 
Hoy no teníamos Muni Pass y volvíamos a coger el coche, por ello habíamos planeado cruzar el Golden Gate hasta Sausalito. Pero antes nos acercaríamos hasta el pulmón verde de San Francisco, el Golden Gate Park. Es un inmenso parque en forma de rectángulo de 5 Km de largo por 1 Km de ancho, bastante mayor que Central Park de Nueva York, con numerosos puntos interesantes.

Llegamos fácilmente en coche tras unos 20' de trayecto y aparcamos en una de las avenidas paralelas al parque. Nos dirigimos en primer lugar al Japanese Tea Garden aprovechando que era gratuito (la entrada cuesta 7 $ pero los lunes, miércoles y viernes no festivos es gratis antes de las 10 de la mañana). De camino pasamos por delante de la Academia de Ciencias, un edificio de notable interés arquitectónico que alberga el Museo de Ciencias. El jardín japonés fue construido para la Exposición Universal de 1894 y lo que en principio iba a ser un jardín temporal, mientras se celebraba el evento, se ha convertido en el jardín japonés más antiguo de EEUU y uno de los puntos más visitados de San Francisco. No es muy grande pero es precioso, con rincones encantadores que te transportan al lejano oriente. Muy recomendable, especialmente aprovechando el horario gratuito.


- Japanese Tea Garden -

Regresamos al coche y nos dirigimos hasta el final del parque donde nos acercamos hasta la playa, pero el día estaba muy nuboso y no se veía nada, además estaba desierta. Regresamos andando hasta el parque para visitar el segundo punto que teníamos señalado, el Molino Holandés, una réplica de unos de estos famosos molinos de viento situado en otro jardín impecable.
Terminamos la visita con un paseo hasta Buffalo Paddock, una pradera donde hay búfalos, pero estaban demasiado lejos y se veían mal. Nos llamó más la atención una zona adyacente del parque habilitada para pasear con los perros y que estaba llena de mascotas con sus dueños.

- Dutch Windmill -
El parque da para mucho más pero el día no acompañaba y además nos esperaba el icono por excelencia de San Francisco, el Golden Gate. Subimos al coche y nos dirigimos hacia el primer mirador con la esperanza de que ocurriese un milagro y las nubes levantasen durante el trayecto.

Próximo capítulo: cruzando el Golden Gate hasta Sausalito.


No hay comentarios:

Publicar un comentario