2 de octubre de 2013

Llegada a Las Vegas

EEUU COSTA OESTE 2013
Día 6/15
Capítulo 2/2

Las Vegas aparece como un espejismo en un paraje desértico. Es una ciudad creada de la nada en un lugar inhóspito. Según nos acercábamos a ella con el coche empezamos a ver los edificios más altos y característicos como la torre del Stratosphere o la Torre Eiffel. Nos sorprendió el tamaño de la ciudad, mucho mayor de lo que esperábamos. Tiene algo más de millón y medio de habitantes, en un Estado, Nevada, que tiene 2 millones. 

El hotel de Las Vegas fue uno de los dos que cambiamos al planificar el viaje. Al final nos decidimos por el Mandalay, principalmente por su inmensa piscina. Los grandes hoteles suelen estar ambientados en un tema particular, en este caso Asia. Ya comenté en el primer capítulo que es importante intentar alojarse en Las Vegas entre semana porque los precios son mucho más baratos y en general más económicos que los de alojamientos de similar categoría europeos. El truco es atraer al turista y una vez en la ciudad ofrecerle todo tipo de tentaciones para que deje sus dólares.


- Mandalay, Luxor, Excalibur y New York -


Los hoteles tiene un “self parking” donde se puede dejar el coche de forma gratuita y un “valet parking” para los clientes que se alojan en él. Nos dirigimos a este último, enseñamos la reserva y un conserje en bermudas (estamos en Las Vegas) se hizo cargo del coche y nos entregó el recibo para recogerlo. 
El hall del hotel es inmenso y bastante lujoso. Tuvimos que hacer una cola de media hora en recepción hasta conseguir la llave de la habitación. El chico que nos atendió era muy amable. Estuvimos hablando de fútbol ¡Cómo no al contestar que éramos españoles ¡ Nos dio una habitación en el piso 17 con vistas al strip (la avenida principal de la ciudad) y a la piscina. La habitación era inmensa con un baño que tenía hasta TV. Fui a meter las bebidas de la nevera en el minibar pero menos mal que leí un aviso que decía claramente que estaba controlado electrónicamente y cualquier botella que se moviese de su posición se cargaría a la habitación. Así que nos fuimos a por hielo a una máquina gratuita que estaba en el pasillo y rellenamos la nevera.
La peque tuvo un ataque de ansiedad al ver la piscina y nos tuvimos que bajar sin siquiera deshacer las maletas. Al llegar a la zona de baño nos dijimos que habíamos acertado con el hotel. Tenía una playa artificial con arena blanca, una piscina de olas enorme y el lazy river, un canal donde te tumbas en un flotador y te dejas arrastrar por la corriente artificial. El sueño de todo niño.

Por la noche al salir a la calle nos golpeó el calor. Fuimos andando al hotel Luxor, al lado del Mandalay. El edificio principal es una inmensa pirámide con la esfinge y un obelisco. Aquí nos quedamos a cenar en su buffet. Tenía de todo. Por 86 $ cenamos los 4. Muy recomendable.
Seguimos camino hasta el siguiente hotel, el Excalibur, uno de los más bonitos por fuera ya que parece un Exin castillo de los de nuestra infancia, pero a tamaño real. Por la noche es precioso. Por dentro se le ve un poco añejo. En el piso inferior tiene una inmensa sala de juegos para niños con maquinitas y atracciones de feria donde pasamos un buen rato. Esto es Las Vegas, un parque temático donde hay atracciones para todos los públicos: desde el juego a la prostitución, desde musicales hasta espectáculos familiares.
Por último nos fuimos al New York, otro de los hoteles con una fachada más espectacular: la estatua de la libertad, el Empire State, el edificio Chrysler, el puente de Brooklyn…hasta una montaña rusa. El interior de este si que merece la pena, está decorado como si realmente paseas por una de las calles de New York, hasta las alcantarillas son idénticas. Nos paramos en un montón de sitios muy curiosos: una tienda de magia preciosa, un restaurante ambientado en el mundo zombi, un bar de oxígeno….. ver para creer.
Muy cansados regresamos al Excálibur donde cogimos el trenecito gratuito que conecta este hotel con el Luxor y el Mandalay. Y de ahí a la cama, el primer contacto con Las Vegas nos había impactado. 

Próximo capítulo: segundo día en Las Vegas.




No hay comentarios:

Publicar un comentario