2 de noviembre de 2013

Por la Big Sur hasta Los Ángeles

EEUU COSTA OESTE 2013
Día 14/15
Capítulo 2/2

Nuestra siguiente parada fue en una cala con una pequeña cascada, Mc Way Fall, ubicada en el interior del parque natural Julia Pfeiffer Burns. No tiene pérdida ya que suele haber bastantes coches aparcados en el arcén de la carretera. No está permitido bajar a la cala, hay un pequeño paseo hasta un mirador donde se puede contemplar la cascada. Dependiendo del nivel de la marea el agua caerá en la arena o en el mar. Un lugar delicioso.


- Mc Way Fall -

A partir de aquí la Big Sur da vueltas y vueltas, repechos y bajadas, con el omnipresente Pacífico al lado y numerosos miradores donde disfrutar del magnífico paisaje. Hay muy pocas gasolineras y escasos lugares para comer y todos muy caros. Este día no fuimos previsores y no llevábamos comida por lo que tuvimos que recurrir a lo poco que encontramos por el camino.

En San Simeón se encuentra el castillo de Hearst, el magnate de la prensa que retrató Orson Welles en Ciudadano Kane. Se puede visitar pero hay que disponer de algunas horas y además la entrada es bastante cara. Más información en su web.

Pasando San Simeón hicimos otra parada en la Playa de Piedras Blancas donde hay una interesante colonia de elefantes marinos. Hay dos playas y en un cartel a la entrada del parking se indica en cual se encuentran ese día los elefantes marinos. Un lugar inmejorable para poder ver desde muy cerca, una valla de madera en el margen de la playa, a estos tremendos animales tumbados en la arena.

- Elefantes marinos en Piedras Blancas -

Después de San Simeón la Big Sur finaliza y enlaza con la autopista 161. Nada más entrar en la autopista nos encontramos con el primero de los numerosos atascos que sufrimos hasta llegar al hotel. Cruzamos dos localidades donde inicialmente teníamos pensado parar pero que tuvimos que anular debido a que no había más tiempo: Solvang y Santa Bárbara. La entrada a Los Ángeles fue el reflejo de lo que habíamos leído en otros diarios de viajes, atasco monumental. Los dos días de estancia en la ciudad al comienzo del viaje habían coincido en fin de semana y eran tan sólo un anticipo de lo que realmente ocurre en un día laborable.

Llegamos sobre las 8 de la tarde al hotel Hollywood City Inn, situado a 10' en coche del Paseo de la Fama. Elegimos este hotel para poder ver la zona de Hollywood al día siguiente por la mañana, nuestro último día en tierras californianas. Nos costó 146 $ e incluía desayuno (café y bollería en la recepción que te llevas a la habitación). Es un motel agradable muy americano, con las habitaciones situadas alrededor de una pequeña piscina. Muy bien situado para ver la zona de Hollywood, pero nos gustó mucho más el primer hotel donde los alojamos en Los Ángeles, más barato y con personal encantador. Este lo elegimos exclusivamente por su situación.
Después de la paliza de coche no nos apetecía salir a cenar, por lo que mientras la mitad de familia ponía la última lavadora del viaje la otra mitad nos acercamos hasta un McDonalds próximo al hotel a comprar alguna de las "delicatessen" que ofrecen en este establecimiento.
La aventura americana tocaba a su fin…

Próximo capítulo: Paseo de la Fama de Hollywood.


No hay comentarios:

Publicar un comentario