15 de junio de 2014

Praga: Nove Mesto


Terminamos la visita a Praga con Nove Mesto, la "ciudad nueva" fundada por Carlos IV a mediados del siglo XIV. Quizás sea, de los 5 barrios que hemos visto, el que menos interés tenga, pero alberga un puñado de puntos de interés muy recomendables, especialmente edificios art nouveau.

El centro del barrio es la Plaza Wenceslao, realmente un inmenso bulevar más que una plaza, testigo de los acontecimientos más importantes de la historia reciente del país, como la proclamación y la caída del régimen comunista. La plaza está presidida por la estatua de San Wenceslao, patrón nacional por la introducción del cristianismo, y a sus espaldas la inmensa mole del Museo Nacional (cerrado por restauración en estos momentos), desde donde se tienen la mejores vistas del bulevar. Al lado del Museo Nacional se encuentra la Ópera Estatal, una ocasión única para poder asistir a una ópera en un edificio con solera por un módico precio.

A lo largo de bulevar hay muchos edificios singulares para los amantes de la arquitectura: Palacio Koruna, Assicurazioni Generali (donde Kafka trabajó), Hotel Europa... En el Pasaje Lucerna se pueden encontrar tiendas, restaurantes, cines... y sobre todo otra de las esculturas iconoclastas de David Cerny, San Wenceslao montado en un caballo al revés, debajo de la preciosa cúpula de cristal.



- San Wenceslao de David Cerny, Muelle de Masaryk, Sinagoga del Jubileo, Casa Danzante, Plaza San Wenceslao -


Si bajamos desde el Teatro Nacional, casi al final del la Plaza de Wenceslao girando a la derecha, al fondo veremos la Torre Jindrisska, una de las innumerables torres de Praga. A su lado se encuentra la Sinagoga del Jubileo, construida con motivo del jubileo de los 50 años en el trono del emperador Francisco José II. La fachada morisca es la más bonita de todas las sinagogas de la ciudad.

Muy cerca de la Plaza Wenceslao se encuentra el mercado de la calle Havelská, un lugar ideal para comprar recuerdos. No olvidéis el licor de hierbas Becherovka y las famosas obleas de vainilla Lázeňské Oplatky.  Las mejores son las de la marca Kolonada. 

También muy cerca se encuentra la Plaza Jugmann. Aquí se puede descansan de la caminata en alguno de los bancos del Jardín Franciscano. Justo en su entrada se encuentra una farola cubista. Continuamos el paseo por Narodni Trida (Avenida Nacional), donde también hay bastantes edificios que merecen la pena. De ellos destacamos el Edificio Viola, para mi la fachada art nouveau más bella de Praga, y el Gran Café Slavia, centro de tertulia de intelectuales situado al lado del Muelle de Masaryk. Desde aquí hay un precioso paseo de 1 Km al lado del Moldava, desde el Puente de las Legiones hasta el Puente Jiráskův. Al lado de este se encuentra el edificio emblemático de la arquitectura moderna de la ciudad, la Casa Danzante de Frank Gehry. 

Terminamos nuestro recorrido en otro de los lugares clásicos en toda visita a Praga, la cervecería U Fleků, muy turística pero como ya contamos en el primer capítulo totalmente recomendable.

Próximo capítulo: adiós Praga.


No hay comentarios:

Publicar un comentario