28 de agosto de 2014

Bali: Jatiluwih y Pura Tanah Lot

INDONESIA 2014
Día 6/15
Capítulo 2/2

Tras la comida nos acercamos a los arrozales de Jatiluwih, declarados Patrimonio de la Humanidad. Más extensos que los de Tegallalang e igual de maravillosos. Están más acondicionados para el turismo ya que aunque en ambos es posible pasear entre los bancales, aquí el camino de entrada a los arrozales está asfaltado. El problema fue que no paró de llover, aunque gracias a los paraguas que llevaba Kerman en el coche pudimos dar un breve paseo. Si el tiempo hubiese acompañado el recorrido hubiese sido probablemente el mejor del viaje.

- Jatiluwih -

Dejando atrás los arrozales nos dirigimos al templo del mar por excelencia de Bali: Pura Tanah Lot, junto con Pura Ulun Danu Bratan es el más conocido y fotografiado de la isla. El viaje fue largo ya que se encuentra en el sur de la isla y el tráfico, como siempre en Bali, era caótico. Como ya comenté, aquí las distancias se miden en tiempo no en Km, porque no son representativos de lo que se tarda de un punto a otro.  El templo se sitúa en un emplazamiento inmejorable, en un saliente rocoso que se adentra en el mar. El camino de acceso se cubre de agua con la marea alta. Fue el lugar de Bali donde encontramos más turistas, aunque no presenciamos el atardecer que es el momento del día donde el templo está más abarrotado de gente.

- Pura Tanah Lot -

Regresamos al hotel casi a las seis de la tarde, apenas había luz y seguía lloviendo, con lo cual el chapuzón en la piscina hubo que cancelarlo. A las 9 nos fuimos en el bus del hotel hasta el centro de Ubud. Habíamos reservado mesa en el afamado Café Lotus, situado al lado del precioso templo Pura Taman Saraswati y su enorme estanque cubierto de nenúfares. La comida es buena pero no destaca respecto a los otros restaurantes donde cenamos en la ciudad y es bastante más cara (43 € vs 20-30 € para cuatro personas). El servicio tampoco destaca por su simpatía, algo inusual en Bali. Pero el lugar creo que merece una visita, especialmente para una cena romántica en pareja.
Fuimos a cenar a las 9 y estuvimos casi sólos, la vida nocturna en Ubud no es lo más destacable ya que todos los establecimientos tienen que cerrar a las 12 de la noche. Tras la cena regresamos a nuestro hotel en taxi, previo regateo claro está, con la lluvia que nos había acompañado durante casi todo el día.

Próximo capítulo: Pura Tirta Empul y Penglipuran.


25 de agosto de 2014

Bali: Pura Ulun Danu Bratan, mirador de Gobleg y catarata de Munduk.

INDONESIA 2014
Día 6/15
Capítulo 1/2

El segundo día de excursiones comenzó lloviznando, toda la noche había llovido y el día amanecía muy nuboso. A las 8 y media, puntual como un reloj suizo, la furgoneta de Kerman estaba esperándonos al lado del comedor del hotel. Partimos rumbo a uno de los templos más famosos de Bali, Pura Ulun Danu Bratan, omnipresente en todas las guías y folletos turísticos de la isla. Fuimos a primera hora de la mañana y no había muchos turistas, aunque el tamaño del aparcamiento indicaba lo que debe ser aquello en hora punta. Es el mejor ejemplo de lo que los balineses llaman templo del lago, en este caso el lago Bratan. Los tres grandes tipos de templo en Bali son los templos del lago, de la montaña (los que vimos el día anterior) y del mar. El templo, del siglo XVII, está situado en un islote. Su imagen más característica es el meru (templo típico balinés con tejados superpuestos) de 11 alturas. En el mismo recinto se encuentran un templo budista y un precioso jardín botánico.

Aquí contemplamos por primera vez el final de la ceremonia de cremación, en la cual las cenizas del difunto se esparcen en un lugar sagrado, en este caso el lago. La cultura de la muerte en Bali es uno de sus rasgos más distintivos, ya que es la única isla de mayoría hinduista de Indonesia, en el resto la religión mayoritaria es la musulmana. Cuando fallece una persona se la entierra y a los 5 años se desentierran los huesos de todos los que fallecieron ese año en la aldea, se limpian con agua de coco y se queman en una pira funeraria realizada en madera. La ceremonia es colectiva y en ella participa toda la aldea, aunque los huesos de cada persona se incineran por separado. Las cenizas se entregan a la familia en una urna y, acompañados por un sacerdote en todas las fases del proceso, las esparcen en algún templo, lago o mar considerados sagrados. La ceremonia de cremación es para un balinés el momento más importante de su vida y el más costoso económicamente. El día nuboso contribuyó a rodear de un aura mágica a este magnífico lugar. La única pega que encontramos fue el abusivo precio de la entrada, creo que recordar que 4-5 € al cambio, una barbaridad para los precios locales, pero está claro que aquí se puede "ordeñar" con seguridad el bolsillo del turista ya que es una de las visitas que todo el mundo que viaja a Bali hace.


- Pura Ulun Danu Bratan -


Continuamos ruta hacia el noroeste por una carretera en continuo ascenso y llena de curvas. Paramos en lo alto de una colina donde se encuentra el mirador de Gobleg, un lugar con unas fantásticas vistas de los lagos gemelos Buyan y Tamblingan, rodeados de la sempiterna exuberante vegetación de la isla. Aunque el día seguía muy nuboso la lluvia nos respetó toda la mañana.


- Mirador de Gobleg -


Seguimos carretera arriba hasta que en una curva Karman aparcó el coche en un lugar imposible al lado del cual había un cartel diminuto que indicaba la catarata de Munduk. Sin guía estaríamos dando aún vueltas para dar con la entrada al camino. Bajamos unos 20' por un estrecho sendero asfaltado flanqueados por la vegetación. Poco antes de llegar a la catarata hay una caseta donde se paga una pequeña entrada que sirve para mantener al personal que limpia el camino de acceso. La catarata es preciosa, una de las más altas de la isla con más de 30 metros de caída. No había gente y pudimos acercarnos todo lo que quisimos sin que nadie rompiese el sonido del agua. La subida no se hizo excesivamente dura ya que el día nublado impedía que hiciese demasiado calor.


- Catarata de Munduk -

Regresamos por la misma carretera y paramos en un pequeño aparcamiento donde acuden los monos, sabedores que allí encontrarán comida de los turistas. A su alrededor se ha montado un pequeño negocio de señoras que venden cacahuetes y plátanos para alimentar a los monos. Las niñas pasaron un buen rato con los monos viendo como las quitaban la comida de las manos y se echaban a correr. Estos eran bastante menos agresivos que los del Monkey Forest de Ubud que veríamos el último día y no te rodeaban en grupo para intentar robarte la comida. Tras la parada simiesca continuamos una media hora más en coche hasta que llegamos al restaurante donde comimos ese día, similar al anterior: menú buffet correcto por unos 30 € para cuatro y buenas vistas.

Próximo capítulo: Jatiluwih y Pura Tanah Lot.


21 de agosto de 2014

Bali: Pura Gunung Kawi Sebatu y Tegallalang

INDONESIA 2014
Día 5/15
Capítulo 3/3

Tras comer en Kintamani fuimos a una pequeña explotación agrícola donde entre otros productos elaboran el famoso café Luwak, obtenido tras la ingesta de los granos por la civeta (luwak en indonesio) y su expulsión en sus heces parcialmente digerido. Es el café más caro del mundo y tan sólo se produce en Indonesia, Vietnam y el Sur de la India. Compramos una bolsita de 60 gr por 250.000 rupias (16 €) y hemos disfrutado de un café delicioso, muy suave. Además compramos café de coco y de vainilla,  típicos de Bali y mucho más baratos.

La siguiente parada fue en el tercer templo del día y el que más nos gustó, merece realmente la pena, Pura Gunung Kawi Sebatu (no confundir con los monumentos reales de Gunung Kawi, este es un templo por ello el nombre comienza con Pura). Es un templo de manantial con varias piscinas para el baño de los fieles y otras repletas de carpas de un tamaño inmenso gracias a la comida de los turistas. Es un lugar precioso, además contribuyó que no hacía calor y que había poca gente.


- Pura Gunung Kawi Sebatu -


La última visita del día antes de regresar al hotel fueron las terrazas de arroz de Tegallaland. Es otro rincón idílico, pese a que la mayoría de la cosecha había sido ya recolectada y no estaba en su esplendor. Aunque nos gustaron más los arrozales de Jatiluwih que veríamos al día siguiente. El único pero de ambos es que están demasiado explotados para el turismo, pero puedes disfrutar de innumerables arrozales en cualquiera de las carreteras de la isla, quizás menos espectaculares pero mucho más tranquilos.



- Tegallaland -


Sobre las 5 de la tarde llegamos al hotel y, tras relajarnos en la piscina, a las 9 de la noche fuimos en el bus del hotel al centro de Ubud a cenar en otro restaurante muy recomendable: Ibu Rai, situado en la calle Monkey Forest, cercana a su intersección con la calle principal (Jl. Raya). Tiene un comedor con vistas a la calle y otros en un bonito patio interior. Cenamos fenomenal en un comedor interior los cuatro por 28 € al cambio. Nos gustó el sitio y cenaríamos otra vez el último día en Ubud. Para regresar al hotel otro regateo con el taxista. Nada más llegar empezó a llover y ya no pararía durante los dos próximos días.

Próximo capítulo: Pura Ulun Danu Bratan, mirador de Gobleg y catarata de Munduk.

14 de agosto de 2014

Bali: Goa Gajah, Gunung Kawi y Kintamani

INDONESIA 2014
Día 5/15
Capítulo 2/3

Tras la danza balinesa continuamos hasta Goa Gajah o cueva del elefante. Este sería el primero de los templos que visitaríamos en Bali y donde tuvimos el primer contacto con la "ceremonia del turista" que rodea a todos ellos. Nada más bajarte del coche te asaltan vendedores ambulantes que intentan venderte de todo y especialmente el sarong, un pañuelo que se coloca en la cintura, obligado para entrar a los templos. No es necesario comprarlo porque la entrada incluye el alquiler del mismo, se devuelve a la salida. El único templo de los que visitamos donde no estaba incluido el sarong fue Pura Besakih (curiosamente es el más turístico). El precio de la entrada varia según el templo, pero suele ser de 1-2 €.  La visita a todos ellos suele ser una especie de circuito donde a la salida siempre hay que pasar por los puestos de los vendedores. A menor importancia del templo, menos turistas y precios más bajos de los recuerdos.
En este templo lo más destacable es la roca labrada de la entrada con una enorme cara de un demonio. El interior es muy pequeño y carece de interés, pero el paisaje es típicamente balinés, donde la vegetación aparece por todos los lados, así como el simbolismo religioso: los baños sagrados, el árbol de la vida cubierto con el poleng (una tela de cuadros blancos y negros que simboliza la lucha entre el bien y el mal)... Todo nos llamaba la atención al ser el primer templo que veíamos, aunque este le puedes tachar de la lista si vas apurado de tiempo.


- Goa Gajah -


La siguiente parada fueron las tumbas reales de Gunung Kawi. Realmente aquí no hay nadie enterrado y se trata de un santuario dedicado a un famoso rey del siglo XI y a sus esposas. Lo más destacable son los nueve nichos excavados y en la roca. El santuario se encuentra junto al cauce del río y para acceder al mismo hay que bajar numerosas escaleras que a la vuelta con el calor se hacen bastante duras, pero de nuevo el paisaje justifica todo el esfuerzo, en este caso rodeado de los omnipresentes arrozales. También es un templo prescindible.


- Gunug Kawi -


Desde aquí partimos hacia Kintamani en el noreste de la isla, un pueblecito situado en la ladera del volcán Gunung Batur, el más activo de la isla. A sus pies se sitúa el lago Batur y cruzándolo se accede a la remota aldea de Trunyan, lugar sagrado donde los cuerpos de los muertos se dejan al aire libre bajo un árbol que en teoría les preserva de la putrefacción. Comimos en Kintamani en un restaurante donde nos llevó Kerman con unas vistas fabulosas de las laderas del volcán, con la vegetación arrasada por la lava, y el lago a sus pies. Los tres días que estuvimos de excursión por la isla el guía nos llevó a restaurantes similares orientados a los turistas: grandes vistas, comida buffet normalita y precios más elevados aunque razonables (una comida para cuatro 30 €).


- Vistas del volcán Gunung Batur desde Kintamani -


Habíamos visto la danza balinesa, dos templos y un volcán y aún quedaba medio día. Bali prometía...

Próximo capítulo: Pura Gunung Kawi Sebatu y Tegallalang.



10 de agosto de 2014

Danza Balinesa

INDONESIA 2014
Día 5/15
Capítulo 1/3

A las 8 de la mañana sonó el teléfono de la habitación, avisaban de recepción que el guía nos estaba esperando. Habíamos quedado a las 8:30 y se había adelantado media hora por un malentendido. Desayunamos rápido y nos pusimos en marcha. Se llamaba Kerman y hablaba un excelente castellano, enseguida entablamos conversación y a los 10' de trayecto era uno más de la familia. Como comentamos en el capítulo de introducción a este viaje, decidimos contratar un guía con la agencia todobali, totalmente recomendable. Nos recogía cada día a las 8:30 en el hotel y regresábamos sobre las 5 de la tarde. El vehículo era un monovolumen Suzuki muy confortable y el precio 50 € por excursión diaria por coche, no por persona (pueden viajar hasta 6 personas por el mismo precio). El parking corre a cargo del guía pero las entradas son por tu cuenta. El guía te proporciona botellas de agua, paraguas o el sarong para la entrada a los templos.

Tras salir de Ubud empezamos a fijarnos en el paisaje y sobre todo en el paisanaje de la isla, sin duda alguna lo mejor, mucho más llamativo que sus miles de templos. Carreteras estrechas llenas de motocicletas y un continuo de viviendas que hace difícil diferenciar un pueblo de otro. La vida se hace en la calle, en las innumerables tiendas de artesanía (piedra, madera, muebles, pinturas...), trabajando en los campos de arroz, transportando en una pequeña motocicleta bultos inmensos, las gallinas picoteando al lado de la carretera y los niños jugando, los puestos de comida ambulante.. y todo ello inmerso en un paisaje abrumador de vegetación, un auténtico vergel de palmeras, cocoteros, arrozales y vegetación y más vegetación. Esa es la imagen que más recordamos de Bali, las horas pasaban volando en el vehículo de Kerman mientras veíamos pasar la vida cotidiana de los balineses ante nuestros ojos.




Llevábamos una lista con los lugares que queríamos ver, sacados de la guía y de la opinión de otros viajeros. Se la entregamos a Kerman y el nos organizó los 3 días que íbamos a dedicar a recorrer la isla. En principio no teníamos pensado ver ninguna danza balinesa porque no somos muy aficionados a los temas folclóricos, pero Kerman nos la recomendó y nos gustó mucho, especialmente a la peque. Asistimos a una representación de la Danza Barong en Pura Puseh Desa Batubulan (pura y desa son dos palabras omnipresentes que significan respectivamente templo y pueblo, es decir el templo Puseh del pueblo Batubulan). Allí actúa una afamada compañía de teatro que hace representaciones a primera hora de la mañana orientadas a los turistas, ya que las tradicionales para los balineses suelen ser nocturnas. La entrada fue cara para los precios de Bali (100.000 rupias por persona / 6 €). Es muy fácil seguir la representación porque te ofrecen un pequeño guión en tu idioma para que puedes identificar la trama y los personajes. El escenario se sitúa con el templo de fondo y a un lado la orquesta llamada gamelán, compuesta principalmente por instrumentos de percusión, entre los que sobresalen los metalófonos.
La Danza Barong es la más popular para los turistas, la trama se basa en la lucha entre el bien encarnado por el Barong, un monstruo mitad perro mitad león, y el Rangda, una malvada bruja. Por allí desfilaron un mono, guerreros, bailarinas, una princesa... muy entretenido, exótico e interesante. La representación duró más de una hora y asistimos unas 30 personas, todo turistas, cómodamente sentados a la sombra. Si os alojáis en Ubud todas las noches hay una representación en el Palacio Real, situado en la calle principal, aunque asiste mucha más gente y es más difícil coger un buen asiento.

6 de agosto de 2014

Vuelo a Bali

INDONESIA 2014
Día 4/15

Dejamos atrás Singapur para comenzar el viaje por el que era nuestro verdadero destino: Indonesia. Pero Singapur nos había dejado un gran sabor de boca y las ganas de volver el último día.
Tras desayunar en el hotel pedimos un taxi y en menos de media hora estábamos en la terminal 1 del aeropuerto de Changi. Optamos de nuevo por el taxi en lugar del MRT al ser cuatro personas y por su bajo precio (19 $ / 11 €). Mientras esperábamos el vuelo pudimos dar una breve vuelta por el magnífico aeropuerto que incluye gratis ordenadores con conexión a internet, wifi, piscina, tobogán gigante, jardines.... Un lujazo.

Para volar a Bali la opción más económica fue Air Asia. Este era nuestro primer contacto con una compañía aérea low cost, teníamos buenas referencia de ella por amigos que habían viajado previamente y no nos decepcionó. El billete ida y vuelta nos costó 139 € por persona con facturación de maleta de 20 Kg incluida. El vuelo tarda 2 horas y media hasta el aeropuerto de Denpasar, la capital de Bali. Salió puntual, el avión era cómodo y no hubo ninguna incidencia reseñable, salvo que no pudimos comer porque se les acabó la comida (no está incluida en el billete).

Al llegar a Denpasar hay que pasar el control de inmigración, un lento proceso de cerca de hora y media. Hay que rellenar el formulario que te entregan en el avión y otro más que recoges en el aeropuerto. Además de pagar 25 dólares USA por persona en concepto de visado.
Al salir del control de inmigración cambiamos nuestras primeras rupias con un tipo de cambio de 15.700 (el peor del viaje, el mejor que encontramos fue 16.200 en Ubud). En un momento éramos millonarios, por 100 míseros euros teníamos más de millón y medio de rupias. Hicimos la cola del mostrador de taxi oficiales donde están fijadas las tarifas a cada destino. Son orientativas porque nos cobraron 300.000 rupias (18 €) por el traslado a Ubud, cuando el precio marcado era menor, pero el hotel estaba a las afueras. La verdad es que por un trayecto de hora y media para cuatro personas con sus respectivas maletas nos pareció barato.

Al salir del aeropuerto comprobamos que ya estábamos en Asia, después del espejismo de Singapur que por algo es conocida como la Suiza de Asia. El tráfico era caótico a más no poder, un atasco continuo, motocicletas rodeando al taxi y señales de tráfico o normas básicas de conducción brillando por su ausencia, excepto algún que otro semáforo. En los cruces rotondas con inmensas figuras de demonios, dioses, guerreros.... Al taxista le costó encontrar el hotel y tuvo que llamar a un amigo y guiarse por el mapa que llevábamos impreso de la reserva de Booking del hotel.


- Arriba: Beji Ubud Resort; Abajo: centro de Ubud -

Elegimos Ubud como centro de operaciones al estar situado en el centro de la isla y por lo tanto mejor comunicado para hacer excursiones. Además tiene menos follón nocturno que Kuta en el sur dominada por el surf, las discotecas y los australianos. En Ubud los locales cierran a las 12 de la noche. El hotel que elegimos fue Beji Ubud Resort situado a las afueras, a 10' en coche del centro. Hay un transfer gratuito que opera 3 veces al día. Las habitaciones se sitúan en edificios individuales y las 5 piscinas están rodeadas de vegetación exuberante. El personal es excelente y tiene un buen desayuno buffet. Fue una buena elección con una gran relación calidad precio. 

En esta época del año anochece temprano (a las 18:30) y nos bañamos casi a oscuras en la piscina más cercana a nuestro bungalow. A las 9 nos fuimos en el transfer del hotel al centro de Ubud y cenamos en el primer restaurante que nos dio buena impresión: Nomad, situado en la calle principal (Jl. Raya Ubud). Acertamos plenamente porque tanto el lugar, como la comida, como el servicio fueron impecables. Cenamos fenomenal los cuatro por 19 €, cerveza (nuestro primer contacto con la suave Bintang) y zumos naturales incluidos. Otro lugar muy recomendable. De postre comimos un helado en una heladería que está situada enfrente del restaurante y que hace helados caseros buenísimos. Pedí uno de durián y la dependienta me lo dio primero a probar porque el sabor es bastante peculiar y no gusta a todo el mundo.

Para regresar al hotel regateamos con uno de los taxistas que nos ofrecieron transporte y lo dejamos en 50.000 rupias (3 €). En el trayecto se ofreció para llevarnos de excursión al día siguiente pero le dijimos que ya teníamos guía. Así terminaba nuestro primer día en Ubud.

Próximo capítulo: danza balinesa

2 de agosto de 2014

Singapur III: Marina Bay

INDONESIA 2014
Día 3/15
Capítulo 3/3

Tras salir del hotel fuimos caminando siguiendo el río Singapur, que da nombre al país, hasta el hotel Fullerton, uno de los primeros hoteles de lujo de la ciudad situado en un antiguo edificio administrativo colonial. Cruzando la carretera se alcanza Marina Bay, un lugar sencillamente espectacular, donde Singapur demuestra todo su músculo económico, convirtiéndose en uno de los rincones más lujosos probablemente del mundo.


El primer lugar que nos encontramos es Merlion Park, un gran mirador de la bahía dominado por una escultura gigante de Merlion, un león con cola de pez símbolo de Singapur ya que la leyenda cuenta que un príncipe de Sumatra al poner el pie en la isla hace muchos siglos se encontró a un león (singa, de ahí el nombre del país. Como todas las leyendas tiene poco de verdad porque no hay leones en Asia).

Fuimos rodeando la bahía viendo el desfile de edificios dignos de un certamen de arquitectura: Theatres on the Bay, un complejo con teatros, cines, salas de conciertos y centro comercial que tiene forma de durián, una fruta típica del sudeste asiático famosa por su mal olor; The Float at Marina Bay, un escenario flotante donde tienen lugar diversos eventos culturales y deportivos con una grada con capacidad para 25.000 espectadores; ArtScience Museum, un precioso edificio en forma de flor de loto abriéndose; Helix Bridge, un puente peatonal que recuerda a la doble hélice del ADN y que se ilumina por la noche con las letras de las cuatro bases que forman el ADN. Al otro lado del nudo de autopistas que flanquean la bahía se encuentra Singapore Flyer, la noria más grande del mundo con 165 m de altura y a sus pies el pit stop de la F1.


- Merlion & Marina Bay Sans, Theatres on the Bay, The Shoppes, ArtScience Museum & Marina Bay Sands -


Todo esto te deja con la boca abierta pero lo mejor se encuentra al final de la bahía, dominada por el espectacular hotel Marina Bay Sands formado por 3 torres con forma de columna de naipes, coronadas en el piso 57 por la piscina infinita más larga y alta del mundo, de uso exclusivo para los clientes del hotel (aquí nos alojamos el último día del viaje, por lo que reservaremos los comentarios para ese capitulo). Adyacente al hotel se encuentra The Shoppes, el macrocentro comercial más lujoso que hemos visto. Es enorme, en su interior hay canales, una pista gigante de patinaje, cientos de tiendas y restaurantes y el casino de Singapur, uno de los que más dinero recauda del mundo. El único lugar que hemos visitado y se asemeja en lujo es el Hotel Venetian de Las Vegas. La parte final del centro comercial está repleta de restaurantes económicos donde poder elegir todo tipo de cocina asiática. Después de la experiencia del restaurante vietnamita de ION por la mañana nos fuimos a lo seguro y acabamos en Kraze Burgers, una hamburguesería que en teoría vende carne ecológica pero que es bastante parecida a cualquier cadena de comida rápida y con precios europeos.

Antes de cenar aprovechamos que aún estaba atardeciendo (en esta época del año anochece alrededor de las 7 de la tarde) para pasear por  Gardens by the Bay, otro de los lugares que debes subrayar de Singapur. Se trata de unos jardines muy cuidados en los que sobresalen los Supertree Grove, unos árboles gigantescos de acero recubiertos por vegetación y con una pasarela que les recorre a gran altura (esta es de pago). Hay un espectáculo gratuito de luz y sonido cuando anochece. 

-The Helix Bridge , Skyline, Singapore Flyer, Supertree Grove -


Tras la cena regresamos al hotel contemplando la bahía de noche, aún más espectacular que de día, con todos los rascacielos iluminados. Así acababa nuestro día en Singapur, intenso y fascinante. Los primeros días de los viajes siempre son en los que más disfrutamos al estar aún "frescos" y ser todo novedoso. Pero además de ese factor hay que reconocer que Singapur es una ciudad fantástica para pasar al menos un par de noches y donde el poderío de Asia brilla en todo su esplendor.


Próximo capítulo: vuelo a Bali