4 de septiembre de 2014

Bali: Pura Besakih y Pura Goa Lawah

INDONESIA 2014
Día 7/15
Capítulo 2/2

Pura Besakih es conocido como el Templo Madre al ser el más grande e importante de Bali y es la morada de los espíritus de los antepasados. Es un complejo de 22 templos situados en la base del volcán Gunung Agung, del cual ha sufrido varias veces su erupción. Los templos del siglo X fueron destruidos por un terremoto en 1917 y los que vemos hoy en día son fruto de restauraciones.
Al ser uno de los principales puntos del turismo de la isla la "picaresca" brilla con luz propia. Si vas con guía aparcarás cerca de la entrada del templo pero si vas por tu cuenta te indicarán que lo hagas en el parking situado más abajo y tendrás que soportar a todo tipo de vendedores bajo un sol de justicia en una carretera cuesta arriba. Este es el único templo que visitamos donde la entrada no incluye el sarong, por lo que hay que alquilarlo si no dispones de uno. A nosotros nos lo prestó Kerman. No es necesario contratar a ningún guía para visitar los templos, pese a que muchos te dirán lo contrario.
Los templos son impresionantes fundamentalmente al estar situados en la ladera de una montaña, aunque no pudimos disfrutar de las vistas por la lluvia y la niebla. El templo principal con sus escalinatas recuerda a los de la India. Además de turistas está repleto de fieles locales que acuden en peregrinación o a ofrecer las cenizas de algún familiar en la ceremonia de cremación. Es otro de los lugares imprescindibles de Bali.


- Pura Besakih -


Tras la visita al templo, Kerman nos llevó a otro restaurante turístico similar al de los días previos. Mismo menú buffet y similar precio (31 € los cuatro). Fue el que más nos gustó, principalmente por las preciosas vistas de los arrozales y del volcán Gunung Agung, aunque estaba escondido tras la niebla. En la entrada al restaurante había un gigantesco murciélago de la fruta comiendo un trozo de papaya sin inmutarse de las fotos de los turistas.

Después de comer teníamos previsto visitar el Tribunal de Justicia de Kerta Gosa en Klungkung y Pura Goa Lawah, pero la mañana se nos había alargado más de la cuenta y tardamos mucho tiempo en trasladarnos al sur de la isla donde se encuentran, por lo que tan sólo vimos este último, algo de lo que nos arrepentimos porque ya estábamos saturados de tanto templo y las pinturas de Kerta Gosa hubiesen sido más interesantes.

Pura Goa Lawah es también conocido como el templo de los murciélagos, al incluir una cueva habitada por miles de estos animalitos que salen en desbandada al caer el sol en busca de insectos. Es el único elemento diferencial de este templo respecto a los otros que vimos durante estos tres días de excursiones. Sin embargo es muy importante en la religión balinesa ya que es un templo de mar y la playa es otro de los puntos sagrados donde arrojar las cenizas de los difuntos. La tradición dice que la cueva se adentra más de 30 km bajo tierra hasta Pura Besakih donde una vive una serpiente gigante que se alimenta de los murciélagos. Lo que más nos gustó fue contemplar las ofrendas en la playa mientras se acercaba el atardecer.


- Pura Goa Lawah -

Si la ida hasta el templo fue pesada, la vuelta hasta el hotel fue una auténtica tortura. Tardamos 90' en recorrer poco más de 30 Km. Era la hora de regreso de la gente a sus casas tras el trabajo y la lluvia tampoco colaboraba. Llegamos al hotel cerca de las 6 de la tarde ya totalmente de noche. Nos despedimos de Kerman con un nudo en la garganta, la propina que le dimos no compensaba la amabilidad que este hombre tuvo con nosotros durante los tres días. Uno de los mejores guías con los que nos hemos encontrado a lo largo del mundo (me acuerdo ahora también de otros dos excepcionales: Adel en Egipto hace ¡más de 20 años¡ o más cercano, Gerardo en Nueva York). Son esas personas que se te quedan grabadas en el recuerdo mucho más que la mayoría de los monumentos de los cuales en unos años apenas recordarás nada.

Ese día decidimos cenar en nuestro hotel, Beji Ubud Resort. Cenamos muy bien por 21 € los cuatro, prácticamente solos en el pequeño comedor al aire libre, servidos por personal muy joven y amable, mientras la suave lluvia no dejaba de caer.

Próximo capítulo: rafting en el río Ayung.


No hay comentarios:

Publicar un comentario