11 de septiembre de 2014

Barco a las islas Gili

INDONESIA 2014
Día 9/15
Capítulo 1/2

Una de las razones por las que el destino elegido este año fue Indonesia era la posibilidad de pasar unos días de relax en la playa. Cuando empezamos a leer para planificar el viaje comprendimos que el sur de Bali era un área de resorts repletos de turistas australianos con sus tablas de surf. Buscábamos algo más relajado y leyendo muchos blogs enseguida nos enamoramos de las islas Gili, las cuales estaba claro que serían nuestro lugar de descanso.

Las Gili son tres pequeñas islas situadas al noroeste de Lombok, la isla situada al este de Bali. Además de su barrera de arrecife coralino, una de las mejores del mundo que hace que sea un punto muy codiciado por los amantes del buceo, ofrecen detalles sacados de otra época como son la ausencia de carreteras asfaltadas, tráfico a motor o presencia policial. Pese a ello tienen una buena infraestructura turística con algunos alojamientos que hacen honor al término "lujo asiático". La isla de mayor tamaño y desarrollo turístico es la más alejada de Lombok: Gili Trawangan, la elegimos principalmente por encontrar en ella el hotel que buscábamos. Las otras dos islas: Gili Air (la más cercana a Lombok) y Gili Meno (la isla central) son de menor tamaño y con menor número de hoteles y restaurantes. Gili Trawangan aún siendo la mayor de las tres es muy pequeña, se puede recorrer todo el perímetro de la isla a pie en 2 horas. Al igual que en toda Indonesia, excepto en Bali, la religión mayoritaria es la musulmana.


- Vista aérea de las islas Gili (fuente: Google Maps) -

¿Cómo llegar a las islas Gili?

La única forma es por vía marítima ya que carecen de aeropuerto. Lo más habitual es hacerlo en barco desde algún puerto de Bali. Hay otra opción más larga y cara que consiste en volar desde Bali a Lombok, tomar un taxi hasta el puerto y posteriormente coger un barco hasta la isla. Esta última vía tan sólo es aconsejable para los que no sean muy amigos de navegar, ya que el trayecto desde Bali dura unas dos horas y desde Lombok escasa media hora a la isla más lejana (Gili Trawangan).
El principal puerto de Bali hacia las Gili es Padang Bai, en el sureste de la isla. Desde allí parte un económico, aunque lento, ferry y barcos rápidos fletados por numerosas compañías. Es posible comprar directamente allí el pasaje aunque en temporada alta lo más aconsejable es realizar la reserva unas semanas antes para evitar que en el día deseado ya no queden plazas. Nosotros nos decidimos por una de las compañías con más fama, Gili Cat. Hicimos la reserva un mes y medio antes en su página web, que tenía un 10% de descuento. Los pasajes para 3 adultos y un niño i/v nos costaron 256 €. Incluyen la recogida en el hotel, el traslado hasta Padan Bai en furgoneta, el transporte el barco y a la vuelta te dejan de nuevo en el hotel que hayas elegido en Bali. El pago se hace con tarjeta de crédito, te envían una factura y el trayecto elegido por e-mail. Son muy profesionales y sin duda alguna volveríamos otra vez a viajar con ellos.


El largo viaje desde Beji Ubud Resort a las islas Gili

Nos recogieron en el hotel a las 7 de la mañana. A esa hora comenzaba el desayuno, el día anterior preguntamos si podíamos acudir 15' antes y nos dijeron que no había ningún problema. Así que pudimos desayunar antes de subir a la furgoneta de Gili Cat que nos transportaría a Padang Bai. Un día antes nos habían dejado un aviso en recepción confirmando la hora de recogida. El trayecto hasta el embarcadero duró casi dos horas, incluida más de media hora de recogida de otros pasajeros. Llegamos a Padang Bai a las 9 de la mañana, el barco salía a las 9:15'. Entregamos las maletas en la oficina de Gili Cat, donde las colocaron una pegatina similar a la de los aeropuertos. Además nos pusieron una pulsera identificativa a cada uno en la muñeca.

El barco tiene una capacidad para unos 20-25' pasajeros. Además viaja el capitán y 2-3 auxiliares muy cordiales. Te dan información de seguridad igual a la de los aviones y te enseñan donde están los chalecos salvavidas, la radio y los teléfonos con GPS. Todo ello nos pareció en aquel momento un poco folklórico, pero pocas semanas después de llegar ocurrió un naufragio con turistas a bordo, entre ellos 4 españoles, cerca de la isla de Komodo, el cual carecía de todas estas medidas, y comprendimos su importancia. Hay compañías más económicas pero mucho menos seguras.

El viaje dura hora y media hasta Lombok, donde hace una escala para que bajen y suban pasajeros, y otra media hora hasta Gili Trawangan. Si quieres ir a las otras dos islas tienes que tomar desde aquí o desde Lombok otro barco. Al principio se navega paralelo a la costa este de Bali para posteriormente cruzar el estrecho de Lombok. Te recomiendo sentarte en los últimos asientos del barco y tomar una biodramina una hora antes de partir. Nosotros no nos mareamos pero hubo algún pasajero que lo pasó mal.



- arriba: oficina y barco de Gili Cat en Padang Bai; abajo: cidomo en Gili Trawangan y "puerto" de Gili Meno -


Una vez que pusimos pie en tierra y recogimos el equipaje salimos a la calle principal de la isla, un camino de tierra, para tener el primer contacto con el transporte local por excelencia, el cidomo, un carro tirado por caballos que hace las veces de taxi. Aquí sólo hay cidomos y bicicletas. Regateamos el viaje al hotel para los cuatro, pero el chico del cidomo nos decía que sólo llevaba a dos personas. Nos pusimos serios, dejamos la maleta en el suelo y al final aceptó llevarnos a los cuatro. El día de regreso entendimos en la recepción del hotel que tan sólo suben en cada cidomo dos pasajeros con sus maletas. No recuerdo exactamente el precio pero osciló entre 75.000-100.000 rupias (6 €).
Gili Trawangan tiene el lujo de disponer de un pequeño embarcadero de madera. La otras dos islas te reciben poniendo el pie en el agua, mientras los estibadores locales bajan el equipaje.

Nada más pisar la isla sientes que el ambiente es muy peculiar y distinto al de Bali. Da la sensación de viajar una décadas hacia atrás en el tiempo mientras contemplas el mar cristalino desde el cidomo y este va dando botes en un camino de tierra lleno de baches. Niños sonrientes juegan despreocupados en las calles repletas de restaurantes a pie de playa y de tiendas. En 15' llegamos a nuestro hotel y todo lo que habíamos visto y leído se quedó corto.

Próximo capítulo: Kelapa Luxury Villas



No hay comentarios:

Publicar un comentario