30 de septiembre de 2014

De las islas Gili a Seminyak

INDONESIA 2014
Día 13/15

El Kelapa y en general las islas Gili son uno de los lugares que más nos ha costado dejar. Los 4 días que pasamos allí fueron inolvidables y teníamos la sensación de abandonar un paraíso, al que siendo realistas es difícil que podamos regresar, aunque nunca se sabe.
Tras despedirnos del encantador personal del hotel montamos en los dos cidomos que habíamos reservado en recepción la noche anterior. Les dijimos que nos dejasen en la oficina de Gili Cat, cercana al embarcadero, donde nos facturaron las maletas y nos pusieron la pulsera identificativa como a la ida. El viaje de vuelta duró media hora menos (90' en lugar de 120') debido a que el barco no para en Lombok, va directamente a Bali. El mar estaba bastante más revuelto que a la ida y había bastante oleaje, aunque no llegamos a marearnos.
Una vez que desembarcamos en Padang Bai nos montamos en la furgoneta destino a Seminyak, donde teníamos reservada la última noche de hotel en Bali. El conductor fue bajando pasajeros en sus hoteles y nosotros fuimos los últimos, en total tardamos algo más de hora y media.

Seminyak es una localidad continuación de Kuta, el punto turístico por excelencia situado al sur de Bali, aunque algo más tranquila. Está repleta de resorts y sobre todo de tiendas, siendo probablemente el lugar de la isla más enfocado al shopping. Todas las calles están llenas de tiendas que venden un poco de todo, las más elegantes con precios fijos, sin regateo. Hay mucho turismo australiano con bares que parecen estar situados en cualquier ciudad de Australia en lugar de Bali.

Nos alojamos en Jas Boutique Villas, un hotel situado al lado de una de las calles comerciales principales, pero alejada de la playa (a unos 20' andando), aunque hay servicio de shuttle gratuito. Reservamos una villa de dos habitaciones con una pequeña piscina privada, con bastante encanto, aunque después de venir de Kelapa todo nos parecía poco. Nos costó 146 € al cambio, desayuno incluido. Es un establecimiento muy recomendable.




Malcomimos unos sándwich que compramos en una tienda cercada al hotel ya que no queríamos perder excesivo tiempo y aprovechar la tarde para conocer algo de Seminyak. Teníamos previsto acudir a unos grandes almacenes llamados Geneva Handicraft, pero habíamos pasado con la furgoneta de Gili Cat por delante y vimos que estaban cerrados. Paramos un taxi y le indicamos que queríamos ir allí, pero efectivamente nos confirmó que ese día no abrían. Enseguida el taxista comprendió que había negocio y ofreció llevarnos a otra tienda de un famliar suyo que según él tenía las mismas cosas y a mejor precio. La tienda se encontraba en las afueras de Seminyak, era un gran almacén similar a los "hiperasia" que vemos por aquí y efectivamente los precios eran muy bajos. Compramos unas cuantas cosas, fundamentalmente de decoración (una estatua de Buda, figuras de madera, una máscara, pequeños souvenirs....). Un buen lugar para comprar los típicos regalos en poco tiempo a bajo precio. A la salida el diligente taxista nos estaba esperando y nos dejó de nuevo en la calle principal de Seminyak desde donde fuimos andando hasta la playa.

La playa de Seminyak fue la mejor de todo el viaje, amplia, con arena fina sin restos de coral. Es la continuación de la de Kuta, famosa entre los surferos. Estaba atardeciendo, había bastante gente haciendo surf y volando cometas, y junto con la puesta de sol era un momento perfecto para la fotografía.
Cansados de tanto viaje regresamos a nuestro hotel donde cenamos en la misma habitación por 20 €, hamburguesas y Nasi Goreng.  También reservamos taxi en recepción para que nos llevase a la mañana siguiente al aeropuerto, ya que el precio nos pareció bueno (150.000 rupias, poco más de 6 €).

Así terminaba nuestro periplo por Indonesia, pero aún nos esperaba en Singapur el Marina Bay Sands.

Próximo capítulo: Marina Bay Sands.

No hay comentarios:

Publicar un comentario