19 de septiembre de 2014

Disfrutando de las islas Gili

INDONESIA 2014
Días 10-11/15

Este capítulo le vamos a dedicar a conocer un poco las islas Gili y ver lo que se puede hacer allí. Lo primero que quiero dejar claro es que nadie se lleve a engaño y pretenda encontrar playas de ensueño similares a las del Caribe, principalmente porque son más pequeñas y sobre todo porque la arena está plagada de coral muerto lo que es bastante molesto para dar paseos por la playa o apoyar el pie en la arena al bañarse. Este problema se soluciona con unos simples escarpines de plástico para el agua. Sus playas si que son cristalinas y es posible ver un montón de peces y de coral a unos pocos metros de la orilla con unas simples gafas de nadar. Son un paraíso para el buceo y el snorkel al disponer de una de las mayores barreras coralinas. Le dedicaremos a ello el próximo capítulo.

Con lo anterior quiero transmitir que el viaje a las Gili no debe ser exclusivamente en busca de playas paradisiacas porque te decepcionarán, sino más bien paladear el ambiente que rodea a las islas, un tanto bohemio y con sabor de lugar auténtico, aunque el turismo ya es masivo, eso si, sin aglomeraciones ni agobios. Es posible tumbarte en una hamaca de cualquiera de los hoteles o restaurantes en primera línea de playa, en ocasiones tu solo y degustar una Bintang o un zumo de fruta natural por pocos euros. Predominan los jóvenes mochileros, aunque también había bastante familias como nosotros. Nos llamó la atención la gran cantidad de turistas de habla francesa, sin embargo oímos poco español.

Se puede dar la vuelta a la isla andando en unas dos horas, pero no merece la pena. La costa oeste está desierta prácticamente, ya que todos los hoteles se concentran en la costa este y en menor medida en el norte y sur de la isla. No se os ocurra rodear la isla en bicicleta porque en muchos tramos el camino de tierra está cubierto por la arena de la playa y se hace bastante duro empujar la bici bajo un sol de justicia.




Teníamos un poco miedo del tiempo ya que de las 5 noches que pasamos en Bali estuvo lloviendo 4. Pero en las islas Gili es muy rara la lluvia y luce el sol todo el año. En los cuatro días que pasamos en ellas creo que llovió un día unos 5 minutos. Así que el tema del tiempo no debe preocuparte.
Además de hacer snorkel y disfrutar de la playa algo maravilloso de las islas son las puestas de sol. El mejor punto es el norte desde donde se divisa la costa de Bali con la silueta del volcán Gunung Agung al fondo, de las mejores que hemos visto.

También es muy interesante la oferta gastronómica. Los restaurantes se distribuyen por la costa este, especialmente al sur de la misma. Muchos de ellos están en la misma playa y por la noche exponen el pescado fresco del día. Tu eliges el que quieres, te lo pesan y lo cocinan a la brasa. En el precio suele entrar un buffet libre de ensalada. Se puede cenar fenomenal por muy pocos euros (30-40 € cuatro personas con bebidas incluidas). El marisco no es mucho más barato que aquí pero el pescado en general si. Algunos de los restaurantes que nos gustaron fueron estos:

  • Coral Beach. Nuestro favorito para comer. Está situado al noreste. Comes en mesas de madera, sentado en cojines, en unos palafitos construidos encima del mar. Su especialidad son las pizzas al horno de leña que no tienen nada que envidiar a las mejores pizzas italianas. Muy barato.
  • Tir Na Nog. En el sureste. Taberna irlandesa con buenas barbacoas de carne y pescado. Servicio muy atento.
  • Beach House. Al lado del anterior. Uno de los restaurantes con más clase de Gili Trawagan algo más caro que el anterior. El mejor pescado que comimos.
  • Egoiste. En el centro de la costa este. Ambiente festivo, clientela joven y personal muy simpático. Buenos cocteles.

Y así entre piscina, playa, buena comida, paseos en bici y puestas de sol puede uno imaginar quedarse para siempre aquí entre estas gentes tan amables, en esta isla tan lejos de casa y que se asemeja bastante al concepto que tenemos del paraíso.


Próximo capítulo: snorkel en las islas Gili.

No hay comentarios:

Publicar un comentario