9 de noviembre de 2014

Lagunas de Neila

Hoy nos desplazamos a la provincia de Burgos para realizar una interesante caminata alrededor de las Lagunas de Neila. El punto de acceso más común es desde la localidad de Quintanar de la Sierra. También se puede llegar desde el municipio de Neila, que la nombre a estas lagunas de origen glaciar integradas en la Sierra de la Demanda y declaradas Parque Natural por la Junta de Castilla y León.
A los amantes al ciclismo les sonarán ya que suelen ser el punto final de la etapa reina de la Vuelta Ciclista a Burgos y también han sido final de etapa de la Vuelta Ciclista a España.

La visita debe comenzar en la Casa del Parque donde se puede consultar toda la información sobre las diversas rutas disponibles y otras actividades. En esta época es posible subir en coche hasta el parking superior situado en el comienzo de la ruta de senderismo que recorre las lagunas, pero en verano la carretera de acceso se encuentra cortada y tan sólo se puede aparcar en un parking alejado unos Km de este punto.

Las dos lagunas de mayor tamaño son la Negra y la Larga, destacando especialmente el circo glaciar de la Laguna negra, uno de los mejores del Sistema Ibérico. Debajo de estas dos grandes lagunas se encuentran el resto: las Pardillas, el nicho del Contadero, los Patos y la Brava. Todas ellas están rodeadas de vegetación entre las que destacan el pino albar y el haya.



Tanto en la Casa del Parque como en los paneles informativos se puede obtener información sobre las diferentes rutas de senderismo que ofrecen estos parajes (ver folleto en web de la Junta de Castilla y León). La más completa tiene una longitud de 8 km y una duración de unas 4 horas en un recorrido circular. Nosotros tan sólo hicimos el trayecto desde el parking hasta la Laguna Negra y Larga. En total ida y vuelta nos llevó algo menos de una hora por un sendero llano sin ninguna dificultad. Hay que llevar ropa de abrigo porque suele hacer bastante frío, incluso en los calurosos días de verano suele hacer fresquito aquí.

Próximo al parking hay un precioso mirador donde se pueden contemplar las imponentes vistas de la Sierra de la Demanda y de la cercana Sierra de Urbión de la provincia de Soria. El otoño es muy buena época para realizar una escapada ya que esta zona limítrofe entre las provincias de Burgos y Soria es muy rica en setas. A nosotros nos gusta mucho y la hemos visitado en numerosas ocasiones, os dejo el enlace directo de otras entradas del blog de lugares cercanos que podéis aprovechar para ver en el mismo viaje:

Casa de la madera en Revenga

Sierra de Urbión I / II

Ruta de los Puentes del Duero