16 de abril de 2015

Cascada del Aljibe

Regresamos a la provincia de Guadalajara para hacer una excursión ideal en primavera, a un lugar poco conocido y sorprendente: la Cascada del Aljibe. El punto de partida será Roblelacasa, una pequeña pedanía de Campillo de Ranas, que forma parte de los llamados Pueblos de la Arquitectura Negra en la Sierra Norte de la Provincia.

Desde Madrid circularemos por la N-II hasta Guadalajara. Aquí tomaremos la salida Iriepal/Ronda Norte hasta Tamajón. A la salida de este pueblo cogeremos la carretera en dirección Majaelrayo y pasado El Espinar nos desviaremos hasta Roblelacasa.
Podemos aparcar el coche en la misma Plaza de los Bolos, punto de partida de la ruta, o en un prado al lado de la carretera en los días en los que acuden numerosos excursionistas. Desde aquí hay 3 Km hasta la cascada, el primer tramo llano y posteriormente casi una continua bajada a la ida, la cual se convierte en un duro repecho al regreso. El desnivel acumulado es de unos 300 m. Calcular 60-75' para la ida y 75-90' para la vuelta. Es apta para todas las edades. La ruta está señalizada, no excesivamente, pero suficiente para no perderse.

Tras la Plaza de los Bolos tomamos la calle de la izquierda y comenzamos a bajar por las calles de este precioso pueblo construido a base de pizarra. Nos encontraremos con una fuente (sin agua) y unos metros más adelante con una puerta metálica, la cual cerraremos a nuestro paso para evitar que se escape el ganado.
Todo el camino discurre por una pista de tierra por la que se camina sin dificultad. No hay ninguna sombra por lo que es conveniente llevar protección solar y una gorra, además de evitar los días más calurosos. La vegetación dominante es la jara, que en primavera luce por la floración y por su olor. 
La única bifurcación del camino es al llegar al Puente de Matallana, el cual dejaremos a nuestra derecha y continuaremos por el sendero de la izquierda que discurre por una ladera a la orilla del río Jarama. 







La cascada está formada por el Arroyo del Soto que al desembocar en el río Jarama forma dos grandes pozas o aljibes que dan nombre al lugar. Para poder tener una vista frontal de la cascada conviene cruzar al otro lado del cauce. Hay un puente improvisado con un tronco seco que nos permite pasar sin dificultad y disfrutar de un paraje singular que nadie se imagina encontrar en esta inhóspita sierra. Ojo con los niños en este punto porque hay un importante precipicio desde las rocas sin ningún tipo de protección.
La mejor época del año para realizar la excursión sin duda es la primavera, es cuando tenemos más posibilidades de encontrar la cascada con un mayor caudal, además de disfrutar de una temperatura ideal para andar y de la floración de las jaras. La excursión se puede hacer en un día o combinarla con un fin de semana en estos parajes olvidados del turismo masivo y que esconden rincones espectaculares como este.

Enlaces a otras rutas de senderismo en la Sierra Norte de Guadalajara en el blog:









No hay comentarios:

Publicar un comentario