26 de abril de 2015

Roque de los Muchachos

Probablemente el principal icono turístico de la isla de La Palma es la Caldera de Taburiente, el inmenso cráter de un volcán de 10 Km de diámetro y cuyas paredes superan los 2000 metros de altitud, situadas además próximas al mar, lo que explica la orografía tan accidentada de la isla. Para hacerse una idea de la magnitud del cráter lo más recomendable es comenzar el recorrido por la isla en su punto más alto, el Roque de los Muchachos, a 2426 m. Para ello tomaremos el desvío señalado poco después de dejar atrás Santa Cruz y comenzaremos la ascensión por una carretera estrecha y llena de curvas, aunque en perfecto estado. Son algo menos de 40 km y tardaremos en recorrerlos cerca de una hora. Según ascendemos podemos divisar la capital a nuestros pies, la costa y al fondo la imponente silueta del Teide en la vecina isla de Tenerife. En un día despejado, como el que afortunadamente tuvimos, las vistas son espectaculares.





En el Roque de los Muchachos se encuentra uno de los más reputados observatorios astrofísicos del mundo, gracias a su envidiables condiciones:  altura y escasa contaminación lumínica de La Palma.
En él trabajan astrofísicos de diversos países, aunque las instalaciones desgraciadamente no se pueden visitar. La imagen de las cúpulas de los telescopios en la cresta de la ladera con el mar de nubes de fondo es de las más fotografiadas de La Palma.
Desde el aparcamiento se inicia un pequeño paseo (media hora ida y vuelta) que permite coronar el punto más alto de la isla. Además aquí da comienzo la Ruta de las Cresterías o GR 131 que finaliza en el Mirador del Time en un largo recorrido de más de 6 horas.

Desde el Roque de los Muchachos nos dirigimos hacia el municipio de Santo Domingo en el norte de la isla y posteriormente seguimos la carretera principal que la rodea (LP-1) en dirección a Santa Cruz para visitar los petroglifos de la Zarza y la Zarcita y el Charco Azul.

Próximo capítulo: petroglifos y el Charco Azul.


No hay comentarios:

Publicar un comentario