10 de mayo de 2015

Caldera de Taburiente

El Parque Nacional de La Caldera de Taburiente es el príncipal reclamo turístico de la isla de La Palma. Se trata del enorme cráter de un volcán que supera los 2000 metros de altitud y tiene 10 Km de diámetro. Tan sólo se encuentra abierto hacia el suroeste en el Barranco de las Angustias.  Es el causante de la orografía tan escarpada de la isla. Como ya comenté en la visita al Roque de los Muchachos es recomendable en primer lugar contemplar la caldera desde lo alto para hacerse una idea de sus dimensiones y posteriormente ya adentrarse por alguno de sus senderos. Hay dos entradas: una por Los Llanos de Aridane que conduce al mirador de la Cancelita y otra por el municipio de El Paso que lleva al mirador de la Cumbrecita. Nosotros optamos por esta segunda opción y para ello previamente reservamos por internet en la página de Parques Nacionales plaza en el parking del mirador (pinchad aquí para realizar la reserva). En El Paso hay un centro de visitantes de donde parte la carretera que conduce al mirador. En ella se encuentra un vigilante que os pedirá el impreso de la reserva. Hacedla porque hay muy pocas plazas y sin ella no podéis pasar. La única opción entonces es hacer el trayecto a pie o contratar un taxi. La reserva es además gratuita.





Para ver las diferentes opciones de senderismo desde el mirador os recomiendo descargar la guía oficial del parque (link). El que quiera tenerla en papel la puede comprar en el centro de visitantes. Además de las rutas en el interior de la caldera también vienen otras por el resto de la isla, entre ellas las dos más famosas: la ruta de los volcanes y los Nacientes de Marcos y Cordero que vimos en el anterior capítulo. La más sencilla y popular es la que lleva primero al Mirador de los Roques y luego al Lomo de las Chozas para regresar al punto de partida en el parking. Desde ambos miradores se tiene una gran vista panorámica de la caldera aunque me gustó más la vista aérea desde el Roque de los Muchachos. El camino está perfectamente señalizado y discurre entre pino canario. Nosotros hicimos la excursión antes del mediodía y tuvimos la suerte de caminar casi siempre a la sombra. Cuidado en verano porque se puede convertir en un auténtico horno. La ruta es sencilla (página 87 de la guía) y tan sólo hay un pequeño repecho al inicio, el resto es llano. Por ello es mejor ir primero al Mirador de los Roques y posteriormente al Lomo de las Chozas para que el último tramo sea en descenso. Al igual que en los Nacientes hay paneles de madera con códigos QR donde se puede obtener información del parque de forma muy práctica con el móvil. Es mejor que hagáis esta excursión antes de los Nacientes porque sino os decepcionará ya que aunque es muy recomendable no puede compararse a la maravilla de la otra.

Próximo y último capítulo: ruta de los volcanes.



No hay comentarios:

Publicar un comentario