17 de mayo de 2015

Ruta de los Volcanes de La Palma

Finalizamos nuestro recorrido por la isla de la Palma visitando alguno de los puntos más emblemáticos de la Ruta de los Volcanes. Esta ruta comienza en el Refugio de El Pilar y finaliza en el Faro de Fuencaliente; forma parte del GR-131. En total son 25 Km lineales, no circulares, con lo cual necesitamos un coche en el punto de salida y otro en el de llegada o bien contratar un taxi para el regreso. Se calculan unas 6 horas para recorrerla. Está bien indicada y no hay problema para hacerla por libre, aunque numerosas agencias la ofertan facilitando el desplazamiento a la vuelta. La ruta atraviesa el Parque Nacional de la Cumbre Vieja y va coronando sucesivamente la cumbre de los diferentes conos volcánicos alineados hasta llegar al Océano Atlántico.

Nosotros desistimos de hacerla entera por su longitud (demasiada para una niña de 10 años) y la logística que implica no ser una ruta circular. Así que optamos por ir en coche a los dos puntos que nos parecían más interesantes. El primero fue el Volcán San Antonio situado en el municipio de Los Canarios. Se trata de un volcán cuya última erupción data del s.XVII y que cuenta con el mayor cráter de toda la isla. La entrada cuesta 5 € y permite visitar un pequeño centro de visitantes, donde se proyecta un vídeo sobre el volcán, y sobre todo recorrer la ladera del imponente cráter. Al final del sendero se tienen grandes vistas del Faro de Fuencaliente y del Teneguía, el volcán de la isla con una erupción más reciente, en 1971. Calculad algo más de media hora entre la ida y la vuelta desde el centro de visitantes. Es otro de los lugares que no hay que perderse en La Palma.


- Arriba Volcán San Antonio. Abajo Volcán Teneguía -

Desde aquí nos dirigimos en coche hacia Fuencaliente, una media hora en coche por una carretera muy virada. Aparcamos al lado de los dos faros y desde allí caminamos hasta las cercanas salinas. Estas estuvieron a punto de desaparecer bajo la colada de lava del volcán Teneguía pero hubo suerte y no las alcanzó. Esta lava además de aumentar la superficie de la isla permite que hoy se obtengan cultivos muy productivos gracias a la tierra tan fértil. La salinas son preciosas. Aquí hay una combinación de colores única: blanco deslumbrante de la sal, negro de la lava y azul del mar. Además son un lugar de gran diversidad biológica ya que en ella asientan varias especies en peligro de extinción. Están en funcionamiento y producen sal de forma artesanal de gran calidad que es posible comprar allí mismo. Todo el proceso de obtención de la sal está perfectamente explicado en los paneles informativos a lo largo del recorrido que las rodea. Hay un moderno restaurante con una magnífica terraza. Fue otro de los lugares que nos parecieron encantadores de esta isla que hace honor a su título de "la isla bonita". No dudéis en visitar La Palma, no os defraudará.


- Faros y Salinas de Fuencaliente -

4 comentarios:

  1. Que increible lugar! como combina, mar, lava, sal, faros y montañas en un mismo escenario. Pues la verdad seria genial conocerlo. Gracias por la recomendación.

    ResponderEliminar
  2. Un saludo Julio. La Palma sorprende en cada uno de sus rincones.

    ResponderEliminar
  3. Navegando y buscando información sobre viajes, he encontrado este blog y me está encantando. Ya me he hecho seguidora para no perderme nada.
    Os invito al mío, deseando os guste. Hasta pronto.
    vivirviajandoenfurgo.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Patricia por la invitación a tu blog. Un saludo.

      Eliminar