4 de octubre de 2015

Nuwara Eliya

SRI LANKA Agosto 2015
Día 7/14
Capítulo 2/2

Tras la visita a la plantación de té llegamos a Nuwara Eliya en unos pocos minutos. Como se acercaba la hora de comer, Gama nos propuso dar un paseo por Gregory Lake y luego comer en su restaurante. Nuwara Eliya es conocida como "Little England", sus parques, jardines, edificios, incluso el clima recuerda a la añorada patria de los primeros colonos ingleses. Un ejemplo es el precioso Gregory Lake, situado a las afueras de la localidad y que bien podía situarse en cualquier lugar del norte de Europa más que en estas latitudes. La entrada cuesta 200 lkr y permite entrar al recinto vallado y pasear por sus senderos. Ofrece actividades de pago como navegar en barcas de pedales con forma de cisne, montar en poni, tirarse en tirolina o incluso sobrevolar el lago en helicóptero. La terraza del restaurante es muy agradable y las hamburguesas que nos comimos estaban muy buenas, es algo caro (3500 lkr comida para tres personas). Aquí notamos que el clima había cambiado drásticamente, del verano tropical de Kandy habíamos pasado en pocas horas a un otoño suave.

- Gregory Lake -

Después de pasear por el lago y comer nos dirigimos al nuestro hotel, The Trevene, más bien una casa rural de la campiña inglesa (ver comentario en la entrada de los hoteles en Sri Lanka). Las gruesas mantas en las camas y la chimenea en la habitación ya nos indicaban que por la noche debía hacer frío. Tras descansar en la habitación dedicamos la tarde a recorrer la ciudad, el centro es pequeño y se puede visitar andando sin problemas. Realmente hay poco que ver pero es un lugar muy agradable, ideal para pasar un día, no más.

Como estaba lloviendo dejamos la visita a Victoria Park, el parque más grande de Nuwara Eliya, para la mañana siguiente y paraguas en mano nos fuimos a ver el Grand Hotel. Antes pasamos por delante del campo de Golf, con un césped inmaculado que nos hacia preguntarnos si de verdad estábamos en Sri Lanka. El Grand Hotel es el hotel más lujoso de la localidad, un edificio estilo Tudor por el que pululaban numerosos huéspedes del Golfo Pérsico. Tras dar una vuelta por sus jardines y entrar en el hall nos fuimos a otro edificio estilo colonial, la estafeta de correos, inconfundible con su ladrillo rojo y la torre del reloj. Aprovechamos para enviar unas postales (aún quedamos algunos románticos en plena era de los móviles). Creo que han sido las que menos nos han costado de todos los viajes y las únicas que llegaron a su destino antes de nuestro regreso. Desde aquí nos acercamos a la zona de la estación de autobuses y dimos una vuelta por el mercado, el cual no tiene especial interés.


- Grand Hotel , Club de Golf, Post Office, The Trevene -



Cenamos en uno de los restaurantes más afamados de Nuwara Eliya, el Grand India. Está situado en la calle que sube al Grand Hotel. Había leído que se forman colas para entrar a cenar y así fue. Media hora antes de abrir ya estábamos en fila y menos mal porque sino no entramos. Es un lugar muy recomendable, auténtica comida India en un bonito local y no muy cara para el nivel del restaurante (400 lkr cena para tres). La comida, claro está, pica pero no excesivamente.

Tras la cena nos fuimos al hotel, la chimenea del salón estaba encendida y las mantas de la cama nos permitieron dormir como en los inviernos de la infancia en la casa de los abuelos en el pueblo.

Próximo capítulo: en tren de Nuwara Eliya a Ella.


No hay comentarios:

Publicar un comentario