29 de octubre de 2015

¿Qué ver en Unawatuna?

SRI LANKA  Agosto 2015
Día 13/14

De nuevo amaneció nuboso. Habíamos quedado con Gama en ir a Jungle Beach y así lo hicimos a la espera que levantase el día. Esta es una pequeña cala escondida a la que se puede acceder en coche o tuk-tuk desde Unawatuna. Se tarda unos 15' ya que aunque la distancia es corta el camino es una pista de tierra en mal estado. La playa es pequeña pero muy bonita, hay bastante sombra gracias a las palmeras y un chiringuito donde poder comer. Ideal para pasar un buen día de playa si el tiempo acompaña, cosa que desgraciadamente no ocurrió.

Cuando llegamos empezó a llover. Esperando a que despejase nos fuimos a visitar la cercana Pagoda Rumassala, situada en un promontorio sobre la costa, justo en la entrada a Jungle Beach. Fue construida por los monjes japoneses de la secta budista Mahayana en el año 2005 dentro de un proyecto destinado a levantar templos en lugares donde hubo algún conflicto armado. Lo mejor sin duda son las vistas que se tienen de la costa, especialmente de Fort.


- Jungle Beach, Pagoda Rumassala -


Como al salir de la pagoda seguía lloviendo cada vez más decidimos acercarnos hasta una granja de tortugas llamada Hatchery situada a la salida de Unawatuna, que en principio habíamos pensado en ir al día siguiente antes de partir hacia el aeropuerto. Fue el complemento ideal después de haber visto el desove de la tortuga en Rekawa beach. Los huevos son recogidos en la playa y aquí se incuban en unos bancales de arena. Posteriormente las pequeñas tortugas van siendo alimentadas en estanques cada vez de mayor tamaño hasta que están listas para ser liberadas al mar. Además hay ejemplares de diferentes especies de tortugas adultas que están siendo recuperadas tras haber sufrido algún accidente con los motores o redes de los barcos de pesca. La entrada cuesta 500 lkr. Muy recomendable si viajáis con niños.


- Granja de tortugas Hatchery -

Después de visitar la granja empezó a salir el sol y fuimos a comer al mismo restaurante que el día anterior, el Hot Rock de la playa de Unawatuna. Allí pasamos nuestra última tarde en Sri Lanka. Como despedida nos dimos un masaje ayurvédico en un local recomendado por la Lonely Planet llamado Sanctuary Spa, situado al lado de la playa. Un lugar bonito, con gente encantadora y muy profesional. Un masaje corporal de una hora nos costó 3200 lkr por persona (unos 22 €). Muy barato comparado con nuestros precios pero casi cuatro veces superior al de Bali del año anterior. Recordad que Sri Lanka es uno de los países más caros del sudeste asiático.
Por la noche regresó la lluvia y de nuevo nos quedamos a cenar en el restaurante del hotel.


Próximo capítulo: de Unawatuna a Madrid.

No hay comentarios:

Publicar un comentario