17 de noviembre de 2016

Vietnam: balance final

Vietnam 2016

Con esta entrada damos por finalizado el largo relato del viaje a Vietnam y Camboya de este año y toca hacer balance. Probablemente sea el viaje asiático donde personalmente menos he disfrutado pero no por el destino en sí, más bien por la predisposición que llevaba. Llegué al viaje muy cansado por un alto ritmo de trabajo y no me apetecía meterme en un avión un montón de horas y la paliza diaria de ir de un sitio a otro, porque en este tipo de viaje hay poco tiempo para el relax. Si a eso le sumamos el calor sofocante hacen la combinación perfecta para que el viaje se convirtiese en ocasiones en una tortura. Además 4 viajes a Asia en los últimos 5 años hacen que la capacidad de sorpresa sea menor, aunque estamos enamorados de este continente.

Fuera de consideraciones personales Vietnam es un destino fabuloso. Hemos estado en dos lugares que podemos considerar entre los más impactantes del mundo: los Templos de Angkor y la Bahía de Halong. Además hay infinidad de rincones con gran encanto, la cocina vietnamita es maravillosa, es un país seguro, barato y con buena infraestructura turística que hace que sea muy sencillo moverse de un lugar a otro. Lo que no nos ha gustado es la masificación que hay en los principales puntos de interés, la palma se la llevó Hoi An. Tampoco el poco respeto por el medio ambiente como puede verse en la basura que inunda la preciosa Bahía de Halong. Y lo peor de todo la tendencia, escasa pero real, en algunos sitios a timar al turista. Da la impresión que es un país que ha pasado de no recibir turismo a tener millones de visitantes en muy pocos años y que tiene que limar ciertos vicios. Camboya sin embargo nos ha parecido mucho más preservada del turismo y con una gente encantadora. Quizás sea el momento de visitar el país antes que se “vietnamize”.

El desglose de los principales gastos por persona es el siguiente. Faltan las comidas, entradas diversas y otros gastos que al final suman unos 2000 € por persona, teniendo en cuenta que la mitad corresponde al vuelo internacional y a los 3 vuelos internos:
  • Vuelo Madrid-Ho Chi Minh / Hanói-Madrid con Emirates: 822 € (seguro de anulación y médico incluidos).
  • 3 vuelos internos con Vietnam Airlines: 245 €.
  • Taxis: 45 €
  • Visados: 50 $ en Vietnam y 30 $ en Camboya, más 17 $ por la carta de invitación.
  • 12 noches de hotel: 1122 € en habitaciones triples (374 € por persona).
  • Excursión a los túneles de Cu Chi: 26 $
  • Excursión al Delta del Mekong: 17 $
  • Entrada a los Templos de Angkor para 3 días: 40 $.
  • Conductor privado en Angkor durante 3 días: 120 $ por coche (40 $ por persona)
  • Excursión 1 noche en Halong y 1 noche en Tam Con con Vega Travel: 240 $ por persona en habitación triple.


Y para finalizar los 5 puntos que más nos han gustado del viaje:

1- Templos de Angkor. 
Probablemente sea el mejor lugar donde hemos estado de todos nuestros viajes. Los adjetivos se quedan cortos para calificarlos principalmente porque conservan el aroma de los grandes descubrimientos arqueológicos de hace siglos con la jungla invadiendo las ruinas. Tan sólo por visitarlos merece la pena el viaje. Recomendable pasar al menos 3 noches en Siem Reap.




2- Bahía de Halong.
La joya de turismo vietnamita no defrauda, pese a la masificación y a la suciedad en algunas zonas, el paisaje de las miles de pequeñas islas cubiertas de vegetación surgiendo como por arte de magia de las aguas es de los que no se olvidan jamás.




3- Poblado Kompong Phluk
Este poblado del Lago Tonlé Sap fue la sorpresa positiva del viaje.  No hay turismo masivo, aún, y permanece como un lugar auténtico donde se puede tener una visión de primera mano de las duras condiciones de vida de los camboyanos que viven dentro del lago.





4- Barrio Antiguo de Hanói.
Aunque aquí la presencia de los turistas si que es palpable, sigue siendo un reducto de la vida cotidiana de la ciudad, la imagen que todos tenemos de Asia con el ajetreo mercantil desde que amanece hasta el anochecer.




6- La cocina vietnamita.
Junto con la siciliana la mejor que hemos probado fuera de España. Uno de los puntos fuertes del viaje, especialmente la de Hoi An.





Ahora a buscar destino para el 2017, seguramente África. Hasta pronto.

14 de noviembre de 2016

Último día en Vietnam

Vietnam 2016
Días 16-17/17

Nuestro avión partía cerca de las 11 de la noche por lo que teníamos prácticamente un día completo para despedirnos de Hanói y de Vietnam. 

La mañana la dedicamos a dar otra vuelta por el Barrio Antiguo y a visitar el mercado de Dong Xuan, el mayor de Hanói, pero no estábamos inspirados y no compramos nada. La noche anterior habíamos comprado varias cosas en el mercado nocturno cerca del Lago Hoan Kiem que tan sólo abre los fines de semana y tiene los precios marcados en muchos de los puestos.

Conseguimos que nos dejasen hacer el check-out a la una, así que apuramos hasta esa hora para dejar las maletas en recepción. En principio teníamos pensado pasar la tarde en el Museo Etnológico que tiene muy buenas opiniones de los viajeros, pero ese día estaba cerrado. Como es bastante duro pasar un montón de horas en la calle con el calor húmedo, nos fuimos a un centro comercial situado al final del lago, el Trang Tien Plaza. Es un centro muy lujoso con suelos de mármol, las mejores marcas internacionales, escasos clientes y precios tan caros o más que los de aquí, pero ¡con aire acondicionado¡ La verdad es que no pega ese lujo con la ciudad, pero el mundo casa vez está más globalizado y se encuentran las mismas tiendas en el lugar más recóndito. Comimos en uno de los restaurantes de comida rápida del último piso.

Tras comer nos fuimos a hacer las últimas compras y esta vez si que nos cundió, Compramos sobre todo calzado, que es muy barato. La mejor compra fue un facsímil de un cartel de propaganda comunista de los años 50. Nos habíamos encaprichado de él en Hoi An pero al final no llegamos a un acuerdo en el precio. En Hanói lo conseguimos mucho más barato, unos 10 $. Antes de volver al hotel entramos al McDonalds cercano al lago donde hay una vista panorámica muy buena desde su terraza (foto).


- Hanói, alrededores del Lago Hoan Kiem- 

Tras las compras regresamos a por las maletas al hotel. Contratamos también con ellos el traslado al aeropuerto que nos llevó cerca de una hora. Allí gastamos los últimos dongs en comida y algún recuerdo. El vuelo tuvo la peculiaridad que hizo una parada, no escala, en Yangon (Myanmar) donde bajaron y subieron pasajeros, pero los que continuábamos viaje hacia Dubái nos quedamos en los asientos dormitando cerca de 2 horas. La escala en Dubái fue mucho más placentera que la ida porque la terminal donde esperamos al avión que nos traía a Madrid era mucho más moderna y menos masificada. Cerca de las dos de la tarde del día siguiente llegamos a casa sin contratiempos.


Próximo capítulo: balance final.

11 de noviembre de 2016

Tam Coc

Vietnam 2016
Día 15/17

Tam Coc es un paraje situado en la provincia de Ninh Binh, a unos 100 km al sur de Hanói. Es conocido como “la Bahía de Halong de agua dulce”, porque, salvando las distancias, el paisaje de bloques de piedras caliza entre los arrozales recuerda al de la Bahía. Inicialmente teníamos la intención de haber realizado el crucero de dos noches por Halong, pero al ver fotos y leer experiencias de otros viajeros de este paraje nos apetecía verlo. Al descubrir que Vega Travel tenía una excursión de una noche en Halong y otra en Tam Coc nos decidimos por ella. 

El nombre de Tac Coc significa “3 cuevas”, que son las que forma el río Ngo Dong a su paso por un área caliza salpicada de formaciones kársticas y rodeadas de un precioso paisaje de arrozales. Tras desayunar en el Hotel Anna Tham nos fuimos andando con el guía y la pareja de holandeses hasta un pequeño embarcadero donde montamos en una barca de madera dirigida por una señora muy mayor que no hablaba nada de inglés, tan sólo algunas palabras sueltas en francés. Fuimos navegando por un canal estrecho rodeado de vegetación, donde había gente local pescando con sus barcas. El punto fuerte del recorrido es la entrada a dos cuevas, realmente claustrofóbicas, hay que ir tumbado en la barca para no golpearse en la cabeza con las rocas del techo, e iluminadas tan sólo por la linterna del barquero. Nosotros, que no nos atrevimos a entrar en los túneles de Cu Chi nos encontramos con esta ratonera. Además las tuvimos que cruzar dos veces, ida y vuelta, porque el recorrido no es circular. No obstante, este no es el canal principal por el que navegan la inmensa mayoría de los turistas que acuden a Tam Coc, es uno secundario donde hay mucha menos masificación pero probablemente sea menos espectacular que el principal. En él operan tan sólo algunas agencias, como Vega Travel. Por lo que si no hacéis la excursión con ellos puede ser que no paséis por este tramo. Una recomendación, llevad gorra, sombrilla o paraguas y agua, porque no hay sombra alguna. Nos gustó mucho el paseo por el canal. El único pero es que al llegar dimos la propina a la señora y nos pidió más. Ya habíamos leído que la insistencia con la propina en Tam Coc es habitual. Tenemos la sospecha que no reciben dinero o muy escaso de la agencia y que viven exclusivamente de las propinas, lo cual es algo intolerable ya que el turista paga a la agencia la excursión. En el Delta del Mekong también se daba la propina a las barqueras pero sin exigencia alguna. No nos gustó nada este detalle.

- Tam Coc -


Tras el paseo en barca fuimos andando hasta una pagoda cercana al hotel, donde subimos escalando por las rocas para ver el paisaje. Una subida innecesaria con el calor que hacía y que no era nada segura. Pero lo peor estaba por venir, regresamos al hotel y montamos en bici para dar un paseo por los alrededores rurales. Lo que podía haber sido una grata experiencia porque el paisaje realmente merece la pena, excepto por una inmensa cementera que debe estar contaminando todo esta área, se convirtió en un martirio. Estuvimos 3 horas andando en bici, en muchos tramos a pleno sol, se nos acabó el agua y a mi me dio un golpe de calor. Menos mal que me rescató un señor con una moto y me llevó al restaurante, donde no probé bocado porque me encontraba fatal. Es algo que nos sorprendió para mal de la planificación de la agencia, se trataba de una excursión de placer, no de unas maniobras militares.


- Hoa Lu y paseo en bici -


Tras comer fuimos hasta la cercana Hoa Lu, la que fue capital de Vietnam desde el año 968 hasta 1010 durante la época que el país estuvo bajo la dominación china. Hay poco que ver, tan sólo dos templos dedicados a las dinastías Dinh y Le. Desde aquí regresamos hasta Hanói, en otro largo viaje de casi 4 horas, con una atasco de entrada monumental. Tam Coc nos gustó pero no nos mereció la pena la paliza de coche y hoy si volviésemos a planificar el itinerario nos quedaríamos las dos noches en Halong.

Próximo capítulo: ultimo día en Vietnam y regreso a casa.

8 de noviembre de 2016

De la Bahía de Halong a Tam Coc

Vietnam 2016
Día 14/17

Tras una plácida noche a bordo nos levantamos temprano y a las 8 de la mañana ya estábamos en la lancha que nos acercaba a la Isla de Ti Top. El nombre de la isla proviene de un piloto ruso que fue instructor de vuelo durante la guerra. Tras subir más de 300 escalones se llega a un mirador donde se tiene una vista espectacular de la bahía. Los inconvenientes son las escaleras, el calor y la romería de turistas. Probablemente fue el punto de toda la bahía donde nos encontramos con más gente. Tras el descenso te puedes dar un baño en la pequeña playa de la isla. 

Tras regresar al barco desayunamos con apetito tras la escalada y pasamos un rato tumbados en cubierta viendo pasar un islote tras otro. Después recogimos el equipaje (tan sólo se permite una pequeña mochila o maleta por persona, el resto del equipaje lo dejamos en el hotel de Hanói) y pagamos las bebidas que habíamos consumido ya que estas nunca entran en el crucero. Los que regresamos a Halong permanecimos en el barco y los que seguían a la isla de Cat Bat para pasar una segunda noche (en hotel no a bordo), cambiaron de barco.

Tras la última comida a bordo desembarcamos sobre la una de la tarde en el muelle de Halong. Algunos pasajeros continuaron por carretera hacia Hanói y nosotros con una pareja de holandeses en luna de miel lo hicimos hacia Tam Coc.

- Bahía de Halong -


Por el camino hicimos varias paradas. La primera en una fábrica de perlas donde te explican todo el proceso para obtener perlas artificiales, muy interesante, aunque la visita como es habitual está orientada a la venta de sus perlas en la tienda. La segunda parada fue en una pagoda budista de grandes dimensiones pero sin mayor interés. La mejor fue la tercera parada. Al salir de la pagoda el conductor de la furgoneta se dio cuenta que una rueda estaba pinchada y paró en un taller mecánico que estaba al lado. Allí unos mecánicos descalzos en una nave industrial que además de un montón de neumáticos, tenía perros, pájaros, una pipa de agua y un pequeño gimnasio nos cambiaron la rueda por un magnífico neumático “Briskstone” de fabricación china. Fue una de las mejores anécdotas del viaje.

- Arriba: pagoda y Anna Tham Hotel; Abajo: el pinchazo -


Tras el recambio de la rueda continuamos hasta Tam Coc. El viaje se nos hizo muy largo y pesado, más de 5 horas, y llegamos de noche al Hotel Anna Tham. Es un hotel muy básico, recomendable para pasar una noche y nada más. Tanto el baño como el comedor donde cenamos estaban llenos de mosquitos. Cena y desayuno correctos. Habitación espaciosa y sencilla. Baño de nuestros años 50. El peor hotel del viaje, claro está que no lo elegimos nosotros, nos venía en el paquete que contratamos con Vega Travel.

Próximo capítulo: Tam Coc.

5 de noviembre de 2016

Cómo ir a la Bahía de Halong

Vietnam 2016
Día 13/17

La Bahía de Halong es el mayor atractivo turístico de Vietnam, un punto de obligada parada para todos los que visitan el país y una de las maravillas naturales del mundo. Se encuentra a unos 180 Km al este de Hanói, que suele ser el punto de partida hacia la bahía. Lo más habitual es contratar un crucero para visitar esta. 

La opción más económica es una excursión de un día desde Hanói sin hacer noche en el crucero. Hay que tener en cuenta que el viaje hasta Halong supone al menos 3-4 horas por trayecto y que tan sólo dará tiempo a dar un breve paseo en barco por el inicio de la bahía. Lo más habitual es contratar un crucero de 1 o 2 noches. Todas las excursiones se pueden conseguir en una de las muchas agencias de viajes del Barrio Antiguo de Hanói. En temporada alta las mejores suelen tener completo el pasaje por lo que decidimos hacer la reserva desde casa por internet. Tras buscar opiniones en foros y pedir presupuestos nos decidimos por Vega Travel. Optamos por la excursión de 3 días/2 noches con una noche en el crucero y otra noche en Tam Coc. Nos costó 240 € por persona en camarote triple. El precio incluye todo lo que contaremos en los próximos capítulos, pensión completa incluida (ver descripción detallada de la agencia). Hoy no iríamos a Tam Coc y contrataríamos el crucero de 2 noches.
Vega Travel cumplió con puntualidad suiza todo el programa que nos envió. Hicimos un prepago con tarjeta de crédito, de unos 100 € desde casa, y el resto lo pagamos en la propia agencia el día que nos recogieron para salir hacia Halong. Es una agencia recomendable con guías profesionales, pero por ese precio no esperéis un crucero de lujo. Este tipo de cruceros son mucho más caros. Ojo con contratar un crucero por debajo de un nivel mínimo porque hay numerosas quejas de viajeros sobre la higiene y la comida a bordo y lo que debería ser el punto álgido del viaje se puede convertir en una pesadilla.

- Vega Travel Cruise -

El viaje en mini bus duró cerca de 4 horas. Íbamos unas 20 personas de diferentes nacionalidades (7 españoles). El guía hablaba un inglés fluido e hizo ameno el trayecto. Al llegar a Halong esperamos más de media hora para embarcar en una barca que te acerca al barco donde se realiza el crucero. Cuando subimos a bordo serían cerca de las 12:30 (habíamos salido a las 7.30 del hotel). Asignaron los camarotes por fecha de reserva. Tuvimos suerte y nos tocó uno de los mejores en el segundo piso, al lado del comedor. El camarote era justito de tamaño para 3 personas, tenía baño, ducha y una pequeña terraza que daba a la popa del barco.

Una vez instalados pasamos a comer. Se comparte mesa con otros viajeros, a nosotros nos tocó un matrimonio australiano mayor encantador. Todas las comidas en el barco fueron buenas, suficiente cantidad y calidad. Nada del otro mundo pero correcto.

El barco va surcando lentamente las aguas de esta preciosa bahía situada en el Golfo de Tonkín en la que van surgiendo moles de piedra caliza formando más de 2000 pequeñas islas y numerosas cuevas. Es un lugar sencillamente espectacular, mágico, aunque corre el riesgo de ser devorado por el turismo masivo (como muestra la numerosa basura que flota en el agua y el horror de los macro complejos turísticos y rascacielos de Halong). No tengáis miedo al mareo en el barco porque la bahía se asemeja más a un inmenso lago que al mar y no hay oleaje.

- Bahía de Halong -


Después de comer fuimos a visitar una de las numerosas cuevas, la llamada “Cueva de la Sorpresa” por una piedra que asemeja a un gigantesco pene. Es una inmensa cavidad formada por 3 cuevas bastante interesante, eso si, fuimos en procesión unos turistas detrás de otros.


- Cueva de la Sorpresa , Kayak en la Bahía de Halong -


Tras ello hicimos kayak pasando entre cuevas, viendo monos en las orillas de las islas, contemplando el atardecer sobre la bahía, una maravilla. Lo único que para mi gusto se hizo algo pesado (casi 2 horas), especialmente, si como en nuestro caso, no estás acostumbrado y además vas en la canoa con una niña. Pero fue una gran experiencia. Regresamos al barco, donde cenamos y nos fuimos a dormir.


2 de noviembre de 2016

Hanói: lago Hoan Kiem y marionetas de agua.

Vietnam 2016
Día 12/17
Capítulo 3/3

Tras la visita a la Prisión de Hoa Lo nos fuimos, tras una breve descanso en el hotel, al Lago Hoan Kiem que puede considerarse el corazón de Hanói. Rodeado de edificios y de calles con un tráfico infernal, el lago es un remanso de paz. En el centro se encuentra el Ngoc Son Temple, para acceder a él hay que cruzar un precioso puente de color rojo. Este templo representa la liberación del yugo chino ya que según la leyenda aquí los dioses enviaron al emperador Le Loi la espada mágica con la que pudo expulsar al invasor. Después, una tortuga desapareció con la espada en el fondo del lago. Aunque es un lugar muy turístico tiene mucho encanto. 

- Lago Hoan Kiem -


Al lado del lago se encuentra el Teatro Municipal de Marionetas de Agua (57B Dinh Tien Hoang St.). La entrada cuesta 100.000 dongs (4 €). Hay varias sesiones diarias en temporada alta y es conveniente reservar porque el aforo suele llenarse. Podéis consultar horarios en su web. Este arte es originario del norte del país y surgió en los campos de arroz inundados por el rio Rojo. Se representan escenas de la vida cotidiana de los campesinos en las que además aparecen los tres animales míticos de Vietnam: el dragón, el unicornio y el ave fénix. Están animadas por una pequeña orquesta de instrumentos tradicionales vietnamitas. Las marionetas se mueven por un sistema de tubos de madera ocultos bajo el agua y es increíble la destreza con que se manejan. A la entrada hay folletos en varios idiomas, incluido español, para poder seguir las escenas. Es un espectáculo precioso, a nosotros nos encantó. Otro punto obligado del viaje tanto para niños como adultos. La duración es de alrededor de una hora.





Por recomendación del personal del hotel fuimos a cenar a un cercano restaurante italiano llamado Mediterráneo (23 Nha Tho Str.), donde casualmente nos encontramos con un valenciano que trabaja allí de cocinero. La cena fue cara para los precios vietnamitas (40 € los 3) pero excelente, auténtica cocina italiana de calidad ¡ en Vietnam ¡. Pudimos descansar por un día de los sabores asiáticos y además conversar con un compatriota encantador. Recomendable.


30 de octubre de 2016

Hanói: templo de la Literatura y Prisión de Hoa Lo.

Vietnam 2016
Día 12/17
Capítulo 2/3

Tras recorrer el Barrio Antiguo cogimos un taxi para ir al Templo de la Literatura. Como ya comentamos en el capítulo ¿cómo moverse? nos timaron con el taxímetro. Como era la hora de comer entramos en un restaurante situado al lado que recomienda la Lonely Planet, Koto. Es famoso por la labor social que realiza dando formación a discapacitados y además imparte cursos de cocina. La comida no nos pareció nada especial, quizás influidos por el cabreo que llevábamos tras el taxi-gate.

El Templo de la Literatura fue la primera Universidad de Vietnam en el año 1076. La entrada cuesta 30.000 dongs (poco más de 1 €). Está dedicado a Confucio y en sus inicios los estudios estaban limitados a nobles, más tarde se permitió la entrada a los estudiantes más brillantes del país de cualquier condición social. El nombre de los mejores estudiantes se escupía en tortugas de piedra de las cuales se conservan más de 80, las más antiguas datan del siglo XV.

- Templo de la Literatura -

Tras cruzar unos cuidados jardines se llega al centro del reciento donde se encuentran los principales edificios, entre ellos el que alberga las losetas de las tortugas. Es un lugar muy bonito e imprescindible en la visita a Hanói. Su importancia queda reflejada en el hecho de que aparece en el reverso del billete de 100.000 dongs.

Tras el escarmiento del taxi nos fuimos andando tranquilamente hacia el hotel y paramos por el camino en el otro punto que teníamos marcado en la agenda de hoy: la Prisión de Hoa Lo. Del inmenso edificio construido por los franceses en 1896 (en la fachada reza el nombre francés de “Maison Centrale”) hoy queda poco y se ha convertido en un museo dedicado principalmente a la represión francesa contras los insurgentes vietnamitas que luchaban por separarse de la metrópoli. 


- Prisión de Hoa Lo: abajo a la dcha John McCain visitando la prisión donde estuvo preso durante la guerra -


Al igual que en el Museo de los Restos de Guerra de Ho Chi Minh aparece la célebre guillotina e incluso fotografías de algunas cabezas guillotinadas. Posteriormente la prisión se hizo famosa por albergar pilotos estadounidenses capturados durante la guerra. Era conocida como el "Hilton de Hanói". Entre ellos John McCain, el oponente de Obama a la Presidencia de EEUU en las elecciones del 2008. La verdad es que no se exponen demasiados objetos pero nos pareció un lugar muy interesante por las historias que cuenta y si disponéis de tiempo es una visita recomendable.


27 de octubre de 2016

Hanói: Barrio Antiguo

Vietnam 2016
Día 12/17
Capítulo 1/3

Disponíamos de un día completo para conocer Hanói antes de salir hacia la Bahía de Halong. Tras contemplar el bullicio de la calle desde el balcón de la habitación, bajamos a desayunar al mini restaurante del hotel. Buen desayuno a la carta entre un montón de variedades.

Lo primero que hicimos fue dirigirnos a las taquillas del Teatro Municipal de marionetas de agua (57 B P Dinh Tien Hoang) y comprar las entradas para la sesión de tarde. Desde aquí comenzamos el paseo por el Barrio Antiguo siguiendo el recorrido que propone la Lonely Planet, tardamos unas 2 horas y media a ritmo pausado. Es un paraíso de las compras, pero estas las dejamos para el último día. 





El Barrio Antiguo es el corazón del Hanói tradicional, ese que tenemos en mente al imaginarnos Vietnam. Es un laberinto de calles llamadas Hang (mercancía) seguido por el nombre del producto que se vende en ellas, ya que desde hace siglos los gremios se instalaron aquí por grupos. Así las calles están especializadas en alimentación, joyas, seda, zapatos, ropa o juguetes. La casas son tipicamente muy estrechas ya que en la época colonial los impuestos se pagaban en función de los metros de fachada.




Lo mejor del Barrio Antiguo es que aunque se ven muchísimos turistas, no ha dejado de ser un lugar donde realizan sus compras los habitantes de la ciudad y conserva el sabor de lo auténtico: el carnicero o el pescadero limpiando su género en plena calle, los puestos de frutas o verduras, la señora con el sombrero tradicional haciendo la compra en su bicicleta, los perros callejeros, el tráfico infernal, el herrero dando al yunque, las hierbas de la medicina china, las tiendas de estatuas de Buda… un paraíso para la fotografía. Nuestro paseo por el Vietnam tradicional finalizó en la Catedral de S. José , la iglesia más antigua de la ciudad construida por los franceses en el año 1886


24 de octubre de 2016

Montañas de Mármol

Vietnam 2016
Día 11/17

Desde Hoi An se suelen hacer dos excursiones: las ruinas de My Son y las Montañas de Mármol.
My Son es el mejor exponente en Vietnam del Reino de Champa, el enemigo del Imperio Jemer Camboyano. Tras ver fotos de otros viajeros decidimos que tras habernos empapados de templos en Angkor no nos apetecía ver estas ruinas que distan mucho de la espectacularidad de las camboyanas.
La única excursión que hicimos por lo tanto fue a las Montañas de Mármol, el último día de estancia en Hoi An. Se encuentran en el paseo marítimo que une la ciudad con Danang,  por lo que no es mala idea hacer la visita camino del aeropuerto. Como nuestro avión salía a las 9 de la noche, anochece a las 6 y el tema logístico del equipaje era un problema decidimos ir por la mañana temprano. Preguntamos precio de un taxi en varias agencias de viaje y al final contratamos uno en la agencia enfrente del hotel mucho más barato. No recuerdo el precio, pero creo que fueron 400.000 dong (16 €) por el viaje de ida y vuelta y la espera de dos horas. Desde Hoi An se tardan 20-30' en llegar.

Las Montañas de Mármol son un conjunto de 5 montañas bautizadas con el nombre de un elemento natural (agua, fuego, tierra, madera y metal) y llamadas así porque durante siglos se extrajo mármol de gran calidad de su interior, por ejemplo con él se realizó el mausoleo de Ho Chi Minh en Hanói. Actualmente está prohibido extraerlo, aunque podréis ver en los alrededores numerosos talleres que trabajan este material, pero importado. 

Por su situación estratégica, punto elevado sobre la costa del Mar de China, fueron usadas por los diferentes bandos durante las guerras y se pueden ver los impactos de bala en alguna de sus puertas. Pero fundamentalmente han sido un punto de peregrinaje y retiro espiritual ya que en su interior se encuentran templos y pagodas budistas. 

Aunque todas se pueden visitar, realmente la única que se suele ver es Thuy Son (montaña de agua), la de mayor tamaño y más interesante y la única de pago. La entrada cuesta 15.000 dongs (menos de 1 €). Se puede acceder por dos escalinatas de más de 100 peldaños cada una o por un moderno ascensor panorámico que cuesta otros 15.000 dongs. Recomendable para no llegar arriba con la lengua fuera. La bajada es siempre por las escaleras. Aquí sufrimos el primer timo del viaje ya que no miramos los precios del ascensor y al llegar al hotel y guardar las entradas nos dimos cuenta que nos habían cobrado más que el importe que constaba en los tickets. Estos vietnamitas siempre están con el cuchillo afilado para clavártelo en cuanto te descuidas (en realidad 1-2 € de más).

Al salir del ascensor hay un mirador desde donde se tienen unas buenas vistas de la línea de costa y de las otras montañas de mármol. A su lado se encuentra el monumento más famoso de este complejo, la Torre Xa Loi, de 15 metros de altura, de construcción reciente (años 90).


- Montañas de Mármol -

Hay una red de caminos que van conectando las diversas pagodas, cuevas, miradores y templos. Te puedes orientar con el mapa que te dan con la entrada o con los que se encuentran en paneles informativos. No tiene pérdida. Otro de los puntos de mayor interés es la cueva Huyen Khong, una enorme cavidad con varias estatuas de Buda y la luz penetrando por un estrecho orificio en el techo.

Aunque nos gustó la visita nos pareció un lugar muy turístico y que realmente no aporta nada novedoso al resto del viaje. Es un lugar prescindible que tan sólo aconsejamos si tenéis algún rato libre u os pilla de paso camino del aeropuerto.

Regresamos al hotel con el tiempo justo de ducharnos y hacer el check-out a las 12, ya que fue el único hotel del viaje donde no nos permitieron alargar la estancia en la habitación. Pasamos la tarde en la piscina, donde comimos, hasta la hora de salir al aeropuerto. El vuelo a Hanói, de nuevo con Vietnam Airlines, fue el único que salió con retraso, una media hora. Llegamos muy tarde a Hanói donde nos recogió el taxi del hotel. Tardamos 45' hasta llegar al Hotel Meracus 2 situado en pleno Barrio Antiguo (ver capítulo de alojamiento en Vietnam). Cálida bienvenida, como siempre en este viaje, con cocktail incluido y de cabeza a la cama pasadas las 12 de la noche.

Próximo capítulo: Barrio Antiguo de Hanói.

21 de octubre de 2016

Hoi An: restaurantes y playa

Vietnam 2016
Días 9-10 / 17
Capítulo 1/2

Como vimos en el capítulo dedicado a la cocina vietnamita, la del centro del país tiene fama de ser la mejor y dentro de esta región Hoi An sería la capital gastronómica. La ciudad antigua está repleta de restaurantes, la mayoría de ellos situados en alguna casa antigua rehabilitada, lo que aumenta su encanto. Muchos de ellos además imparten cursos de cocina vietnamita. Para los amantes de la buena mesa Hoi An es una parada imprescindible en un viaje por Vietnam.

Os recomendamos tres restaurantes que nos parecieron estupendos.

Morning Glory (106 D Nguyen Thai Hoc)
Situado al final de una de las calles más populares de la ciudad antigua, próximo al Puente Japonés. Ocupa una casa rehabilitada de varios pisos y es necesario reservar ya que suele estar lleno. Al llegar, mientras esperas, te entregan un dispositivo electrónico que suena cuando tu mesa está libre. El servicio es muy eficiente para el gentío que hay en el local. Especializado en platos populares de comida callejera. Probamos dos de los dos más famosos de Hoi An, banh vac o rosa blanca, un frito de gambas con cebolla y el cao lau, fideos japoneses con hierbas y cerdo asado. Ambos exquisitos. Además pedidos un Banh Mi, una baguette rellena de carne, verduras y aderezada con salsa de soja y uno de los platos especialidad de la casa, los calamares rellenos de carne de cerdo, sólo recomendables para estómagos potentes. Los cuatro platos más dos cervezas y un refresco nos costaron unos 30 €.

- Morning Glory. De izda a derecha: banh vac, calamar relleno de cerdo, banh mi y cao lau -


The little menu (12 D Le Loi)
Restaurante mucho más pequeño que el anterior, con mesas en el interior del local y en la terraza. Cenamos sin problemas sin tener reserva. La chica que nos atendió era encantadora. La cocina es abierta y puedes ver a los cocineros trabajando mientras comes. Repetimos Banh Vac, tan bueno o mejor que el de Morning Glory, además de pescado en hoja de banano y rollitos de carne. Postres exquisitos. El único pero que dentro del local hacía calor. Precio similar, 30 € para tres personas.


An Bang Beach Village Restaurant (en un callejón cercano a la playa)
El local no invita a entrar ya que se encuentra al fondo de un callejón maloliente y el local no es nada del otro mundo. Pero la comida es fabulosa y el servicio eficiente. Las almejas, el pescado fresco, todo estaba exquisito. También sirven comida en la misma playa y tiene una famosa escuela de cocina.

- An Bang Beach Village Restaurant -


Además de la ciudad antigua, las sastrerías y los restaurantes, Hoi An cuenta con un aliciente más, la playa. Sin duda alguna la mejor es de An Bang, una de las mejores de Vietnam, aunque no os esperéis una playa paradisiaca. El mejor lugar del sudeste asiático para disfrutar de este tipo de playas es Tailandia.
An Bang es una larga playa de arena blanca en la línea de costa que se extiende desde Danang. Está limpia, con poca gente y tiene servicio de hamacas y sombrillas. Hace un calor tremendo en la arena, sin brisa de aire y además el agua está caliente, por lo que no es un buen lugar para refrescarse del calor pegajoso de la ciudad. Una de las razones de elegir el hotel Essence es que cuenta con servicio de micro-bus que te lleva a la playa, además de hamacas y sombrillas, todo ellos gratuito para los huéspedes. Esta zona de la playa la gestiona el An Bang Beach Village Restaurant. Tiene servicio de camareros en la misma hamaca. Un día comimos en el local del restaurante y otro en la hamaca, ambas comidas deliciosas.


- An Bang Beach -

Son muy típicas unas curiosas barcas de pescadores redondas. Otra curiosidad es que no veréis ninguna mujer vietnamita tomando el sol ya que la piel blanca se considera un importante elemento de la belleza femenina. Por ello las chicas que atienden las hamacas van tapadas el cuerpo entero, con sombrero, pañuelo en la boca y ¡calcetines¡ De solo verlas me entraban sudores.

Próximo capítulo: montañas de mármol.

18 de octubre de 2016

Hoi An: ciudad antigua

Vietnam 2016
Días 9-10 / 17
Capítulo 1/2

Hoi An es citada en todas la guías como la ciudad más bella de Vietnam. Es una joya, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, perfectamente conservada gracias a que durante la guerra hubo un pacto por ambos bandos para no dañarla, no así en Hué donde la ciudadela imperial quedó arrasada y la que hoy se visita está restaurada casi por completo.

Hoi An fue un importante centro de comercio marítimo del sudeste asiático. Aquí se asentaron comerciantes holandeses, japoneses y fundamentalmente chinos. Era conocida con el nombre de Hai Pho / Faifo y debía su importancia al estuario del río Thun Bo. A finales del s. XIX este estuario se encenegó y la ciudad perdió su comercio marítimo a favor de la vecina Danang. Eso permitió que la ciudad no se modernizará y se conservasen en su estado original numerosas casas de mercaderes y barrios enteros tal y como eran hace siglos. La llegada masiva del turismo ha permitido el renacer de Hoi An y hoy, tras la Bahía de Halong, es el punto más turístico de Vietnam.

El casco histórico es pequeño, un puñado de calles peatonales en las que la totalidad de la antiguas casas y almacenes de los mercaderes se han convertido en tiendas, cafés y restaurantes. La calle principal termina en el monumento más famoso de la ciudad, el Puente cubierto japonés. Este puente unía los dos barrios principales, el chino y el japonés, separados por el río. Es un puente pequeño pero singular al estar cubierto. En su interior se encuentra la puerta de acceso a un templo.



- Hoi An: ciudad antigua -

El acceso al centro histórico es gratuito, pero si se quiere visitar sus casas o templos hay que comprar una entrada. Cuesta 120.000 dongs (5 €), es válida para tres días y permite acceder a 5 de los de más de 20 puntos de interés. Hay varios puestos en las calles donde se pueden adquirir. Nosotros visitamos dos salas de congregación chinas y dos casas históricas. El centro es una maravilla, es como pasear por el Vietnam de hace siglos, pero desgraciadamente el turismo ha acabado con gran parte de su encanto. Todo está orientado al turista, las casas antiguas se han convertido, practicamente en su totalidad, en tiendas. Vimos Hoi An por la mañana, por la tarde y por la noche y la experiencia cambia de forma significativa dependiendo de cuando lo hagáis. Al caer la tarde es imposible pasear tranquilamente por la cantidad de gente que hay. El atardecer sobre el río es una preciosidad pero se ha convertido en una auténtica romería.

Las salas de congregación chinas servían como lugar de reunión a los emigrantes procedentes de una región china determinada. Visitamos la de Cantón y la de Fujián. Tienen una estructura muy parecida con un pequeño jardín que precede a la puerta de acceso. Tras cruzar esta hay diferentes murales pintados en las paredes que representan leyendas sobre los clanes que emigraron de China y alcanzaron Hoi An. En la última cámara se encuentra el altar central con figuras de los dioses protectores. Detrás suele haber otro pequeño jardín. Siguen usándose como lugar de reunión de la comunidad china de Vietnam originaria de estas regiones aun hoy en día. 


- Arriba: Congregación China de Fujian (izda) y Casa Tan Ky; Abajo : Puente Japonés -

De las casas históricas visitamos la Casa Tan Ky la Capilla de la Familia Tran. Son casas de madera, no demasiado grandes, que se conservan tal y como eran hace siglos. La visita es guiada. Te invitan a un té, te explican las diferentes estancias pero uno tiene la sensación de que lo único que importa es que compres en la tienda que se encuentra al final de cada una. De nuevo el turismo mal entendido estropea lo que podía ser una gran experiencia.

Hoi An es también famosa por su cocina, playas (las veremos en el siguiente capítulo) y por las sastrerías. Hay innumerables sastrerías que hacen ropa a medida a muy buen precio. En la Lonely Planet vienen unas cuantas recomendables. También podéis recurrir a Tripadvisor o preguntad en el hotel donde os alojéis. No os podemos aconsejar porque no nos hicimos ropa a medida.

Resumen, un lugar encantador que lo está dejando de ser por el turismo de masas. Si podéis escapar de las hordas disfrutaréis de una ciudad única.


15 de octubre de 2016

Vuelo a Danang

Día 8/17 
Capítulo 2/2

El aeropuerto de Siem Reap es bastante pequeño y mucho más anticuado que los tres aeropuertos vietnamitas por donde pasamos. Además la breve espera se nos hizo algo pesada ya que no había aire acondicionado en la sala de embarque y hacia bastante calor. Al igual que al llegar, el embarque se hace andando por la pista hasta la escalera del avión. El vuelo a Danang lo hicimos de nuevo con Vietnam Airlines, duró 45' y no tuvo ninguna incidencia. Esta vez el avión iba prácticamente lleno.

Danang es el punto de entrada al centro del país, con dos focos turísticos por excelencia, la ciudad imperial de Hue al norte y la antigua ciudad comercial de Hoi An al sur. Entre ambas hay en furgoneta 3 horas y media. Decidimos no visitar Hue ya que planificamos la estancia en Hoi An como un descanso en el ajetreado viaje, teníamos ya tres vuelos internos y nos nos apetecía bajar a Hoi An, subir a Hue y volver a bajar a Danang en tan sólo 3 días. No pudimos ver la ciudadela imperial de Hue pero disfrutamos de Hoi An y de la playa de An Bang y repusimos fuerzas tras la paliza de los templos de Angkor.

Los trámites de inmigración en el aeropuerto de Danang fueron rápidos, ya que teníamos el visado multientrada que habíamos obtenido en Ho Chi Minh. Si entráis a Vietnam por este punto no hay prácticamente cola para sacar el visado, a diferencia de los otros dos aeropuertos donde se expide (Ho Chi Minh y Hanói). 

- Playa de China desde las Montañas de Mármol -

El traslado desde el aeropuerto lo hicimos con el hotel donde nos íbamos a alojar en Hoi An. Nos costó 24 $. Tardamos algo más de media hora en recorrer los 45 Km. Se cruza el río Han por un moderno e inmenso puente y posteriormente se discurre por el paseo marítimo repleto de complejos turísticos de lujo destinados al turismo local y asiático principalmente, con casinos y campos de Golf. Todo este segmento de costa es conocida como la Playa de China y durante la guerra era el lugar de descanso de las tropas estadounidenses.


- Essence Hoi An Hotel & Spa -

Nos alojamos en el Essence Hoi An Hotel & Spa. Podéis leer la reseña en la entrada alojamiento en Vietnam. Tras el cocktail de bienvenida nos fuimos directamente a la cama tras un largo día que comenzamos en el Lago Tonlé Sap de Camboya y terminamos en Hoi An.

Próximo capítulo: Hoi An.

12 de octubre de 2016

Lago Tonlé Sap

Día 8/17 
Capítulo 1/2

Nuestra última mañana en Camboya la dedicamos a visitar una de las aldeas flotantes del mayor lago de agua dulce del sudeste asiático, Tonlé Sap. El lago vierte sus aguas al río Sap que en la capital del país se une al Mekong. Durante la estación seca el lago tiene escasa profundidad y disminuye considerablemente su extensión, pero durante la época de lluvias el gran nivel de agua que alcanza el Mekong hace que revierta la corriente del río Sap y que las aguas fluyan hacia el lago, el cual multiplica diez veces su volumen. El lago es fundamental para la economía local por su riqueza en pesca y el cultivo de arroz. Alrededor del mismo existen una serie de poblados flotantes que han visto en el turismo un nueva fuente de ingresos. 

Probablemente el poblado más popular sea Chong Kneas, habitado por gentes de origen vietnamita. Era el que teníamos pensado ver, pero por consejo de Vantha fuimos a otro poblado, Kampong Phluk, ya que según él tiene menos afluencia turística e íbamos a estar más cómodos. Además los habitantes son de etnia jemer y son menos pesados con los turistas.

Salimos de nuevo a las 8 de la mañana de Siem Reap y tardamos más de una hora en llegar al primer embarcadero donde se compran los tickets, nos costaron 18 $ por persona. Al ser temporada de lluvias hay que ir en una barca unos 20' antes de embarcar en otra de mayor tamaño desde la cual se realiza la visita al poblado y al lago, ya que la carretera está inundada. En época seca el guía os llevará directamente en su coche hasta el segundo embarcadero.


- KAMPONG PHLUK-

Una vez en el barco vas navegando por los canales en cuyas orillas se encuentran multitud de casas apoyadas sobre postes de madera que las elevan en altura para evitar que las aguas las inunden en la época de lluvias. En el poblado viven cerca de 3000 personas. En la época seca se suelen trasladar a otras viviendas temporales alejadas del lago. Viven de le pesca en unas condiciones muy duras, realmente miserables, aunque las antenas de TV no faltan en los tejados. Hay muchísima actividad en el poblado, barcas que van y vienen, niños bañándose en el agua con unas caras de felicidad que es difícil encontrar por aquí, gente reparando los motores de las barcas, mujeres lavando la ropa o cocinando... un auténtico y genuino espectáculo. 

En la entrada del canal al lago hicimos una breve parada en una granja de cocodrilos, otra de las actividades económicas locales, que hace las funciones también de bar-restaurante. Después continuamos dando un paseo por el lago, el cual no tiene fin, es como el mar pero sin oleaje. En el camino de regreso vimos unos manglares y subimos a la plataforma de otro restaurante desde donde había una gran vista de los canales. En total la excursión duró hora y media. Nos pareció muy interesante y se la recomendamos a todo el mundo que viaje a Siem Reap.


- KAMPONG PHLUK -

El avión hacía Danang salía a las 7 de la tarde y conseguimos retrasar el check-out del hotel hasta las 2. Comimos en el restaurante del hotel, de nuevo muy bien, nos relajamos en la piscina y las féminas se fueron a dar un masaje camboyano en unas instalaciones de lujo en el propio hotel (90' por 20 $). Comentan que es el mejor masaje que se han dado en el sudeste asiático.

Al aeropuerto nos acompañó la misma chica que nos dio la bienvenida, de nuevo otro detalle que hace del Golden Temple Residence un lugar especial. Es una de esas personas que descubres en los viajes y que realmente dan pena dejar atrás, con la casi seguridad que no volverás a verlas (o quizás si, nunca se sabe). Un abrazo “Kánika” (¿cómo se escribe?).

Siem Reap ha sido lo que más nos ha gustado de estas dos semanas por Vietnam y Camboya. Un lugar totalmente destacado en el curriculum de cualquier viajero y al que es casi obligado ir.
Además como dice la guía Lonely Planet, lo mejor de Camboya son sus gentes.

Próximo capítulo: vuelo a Danang.

9 de octubre de 2016

Templos de Angkor: circuito largo.

Vietnam 2016
Día 7/17
Capítulo 2/2

Tras visitar Banteay Srei regresamos hacia el recinto arqueológico de Siem Reap para proseguir el circuito largo, del cual ya habíamos visto el Templo Pre Rup a primera hora de la mañana.

East Mebon data del siglo X, reinado de Rajendravarman. Es un templo hindú dedicado a Shiva muy similar a Pre Rup, precedido de dos muros y construido en 3 niveles con cuatro torres rodeando a la central. Lo más peculiar de este templo son las esculturas en piedra de elefantes en el perímetro del muro.


- EAST MEBON -


Neak Pean es un pequeño templo diferente al resto ya que se encuentra en una isla en el centro de un gran estanque artificial rodeado por otras 4 piscinas que dibujan un cuadrado. El nombre proviene de las dos nagas entrelazadas de la isla central. Fue construido en el s.XII durante el reinado de Jayavarman VII. Para acceder al reciento hay que caminar por una pasarela de madera entre una zona de manglares parcialmente deforestada.


- NEAK PEAN -

Preah Khan es el templo imprescindible del circuito largo. Construido en el siglo XII durante el reinado de Jayavarman VII. Está precedido por una gigantesca escultura de dioses y demonios tirando de la naga. Este templo recuerda en gran medida a Ta Prohm, son coetáneos, tanto en la estructura de una sola planta con galerías rectangulares, como especialmente por la invasión de la vegetación y el aspecto de ruinas pendientes de ser descubiertas.


- PREAK KHAN -


Tras 5 templos a la hora de comer decidimos que nuestra clase de arqueología había terminado y nos fuimos al hotel. Comimos en el mismo restaurante donde cenamos ayer, Genevieve’s, y volvimos a repetir de postre los crepes de mango. Tarde de relax en la piscina y noche de compras en el bazar nocturno con cena en un restaurante de comida rápida de Pub Street.


Próximo capítulo: lago Tonlé Sap.

6 de octubre de 2016

Templos de Angkor: Banteay Srei

Vietnam 2016
Día 7/17
Capítulo 1/2

Después del madrugon del día anterior hoy nos lo tomamos con más calma y salimos del hotel a las 8 de la mañana. La sorpresa fue que en lugar de Vantha nos esperaba un chico joven que le sustituía porque al parecer estaba enfermo. Sería nuestro guía durante dos días y cumplió a la perfección, eso si, no conseguimos aprender su impronunciable nombre.

El plan de hoy era visitar los templos del llamado circuito largo más un templo situado a unos 30 Km de Siem Reap, Banteay Srei. Nos propuso comenzar el día visitando este, haciendo una pequeña parada en un templo del circuito largo que estaba de camino, Pre Rup.

Pre Rup es un templo construido en el s. X durante el reinado de Rajendravarman II. El recinto está protegido por dos murallas cuadradas realizadas en laterita, la piedra más usada en Angkor, con cuatro gopuras (puertas). La pirámide central tiene 50 metros y como casi todas evoca al Monte Meru. La peculiaridad de este templo son una serie de construcciones alargadas, se cree que era donde residían los monjes, y que son unos de los últimos ejemplos en Angkor ya que evolucionarían hacia las galerías que se ven en las construcciones más modernas. Es un templo interesante pero no lo consideramos esencial.


- PRE RUP -

Después continuamos hasta Bantaay Srei. Tuvimos el primer contacto con la Camboya real, la rural, con humildes casas al lado de la carretera, animales y campos de arroz con campesinos trabajando.
Al llegar al parking del templo se nota la inversión de los dólares procedentes del turismo. Tiene tienda, centro de interpretación, baños y restaurante. Además hay senderos señalizados alrededor del templo con miradores hacia los campos de arroz.


- BANTEAY SREI -

Banteay Srei es un templo hinduista del s. X dedicado a Shiva. Su singularidad es la construcción en arenisca roja que permite esculpir unos magníficos relieves, considerados la obra maestra del arte jemer. Tras atravesar varios pórticos labrados se accede al recinto interior formado por tres prasats custodiados por esculturas de monos. Son réplicas de las originales que se encuentran en el Museo de Phnom Penh. Es un templo pequeño, muy distinto al resto, en lo que destaca es el trabajo fino de tallado en sus puertas y muros. La leyenda dice que este delicado trabajo fue realizado por mujeres, de ahí que se le conozca como el templo de las mujeres.

Tras Ta Prohm fue el templo que más nos gustó. El único pero es de nuevo la masificación, teniendo además en cuenta que es un recinto pequeño y que la presencia de turistas se hace mucho más patente. Pese a ello merece la pena acercarse hasta aquí. La entrada general es válida para este templo.

Próximo capítulo: circuito largo de los templos de Angkor.

3 de octubre de 2016

Angkor Wat

Vietnam 2016
Día 6/17
Capítulo 3/3

Angkor Wat es la mayor construcción religiosa realiza por el hombre, una estructura comparable en su magnitud a las pirámides de Egipto. Es el símbolo por excelencia de Camboya.
Construido durante el reinado de Suryavaramn II, en el siglo XII, fue a la vez templo y palacio real durante un siglo cediendo posteriormente el protagonismo a Angkor Thom. Es un templo hinduista consagrado a Visnú que representa al Monte Meru a través de tres recintos rectangulares de sucesiva altura. En el último nivel se levantan 5 torres, la central de 65 metros.

El templo se eleva sobre un inmenso lago artificial y está rodeado por un foso de casi 200 m de ancho. Para acceder al recinto hay que atravesar el foso por una calzada y posteriormente se recorre otra para llegar al edificio en si que te hacen comprender las colosales dimensiones de la edificación.


- Angkor Wat -

Al ser casi mediodía nos encontramos muchos menos turistas que a primera hora de la mañana, ya que es en este templo donde comienzan la mayoría de tours, de ahí la buena idea de hacer el recorrido inverso. De todas formas las dimensiones del templo son tales que no hay el agobio que respiramos en Bayón.

Los que más nos gustó fueron los bajorrelieves que ocupan un muro de 800 m de longitud, con batallas con elefantes, apsaras, escenas mitológicas hindúes… una maravilla. No subimos a la torre central porque había una larga cola a pleno sol y el cuerpo no estaba para esfuerzos tras habernos levantado a las 4 de la mañana.

Tras visitar Angkor Wat decidimos que nos merecíamos un descanso y dijimos a Vantha que por hoy era bastante la dosis de templos. Nos llevó al hotel donde comimos de maravilla por unos 30 $ (comida y bebidas incluidas los 3). Probamos un plato típico de la cocina camboyana, el lok lak (carne marinada). La tarde la dedicamos a una buena siesta, merecida tras el madrugón, y a descansar en la piscina.

- Cocina camboyana: arriba dcha lok lak; abajo izda amok de pescado; abajo dcha pescado con salsa dulce -

Por la noche fuimos a cenar a Genevieve’s (Sok San St) donde habíamos reservado mesa la noche anterior. Restaurante regentado por un australiano que realiza una gran labor social dando empleo a gente desempleada local y donde se puede comer cocina camboyana a buen precio (20-30 $ cena para tres). Probamos el plato más famoso de la cocina camboyana, el amok de pescado (pescado envuelto en hojas de banano y cocinado con leche de coco) y un pescado con salsa dulce, ambos muy buenos. Pero la palma se la llevaron los creps de mango de postre. Un lugar muy recomendable donde volveríamos a comer el día siguiente. Tras la cena nos fuimos a dar una vuelta por el mercado nocturno.

Próximo capítulo: Banteay Srei

30 de septiembre de 2016

Templos de Angkor: Bayón

Vietnam 2016
Día 6/17
Capítulo 2/3

Tras visitar Ta Prohm nos dirigimos hacia el segundo hito del día, Bayón. Por el camino hicimos una parada en otro templo, Ta Keo. Construido durante el reinado de Jayavarman V en el siglo X y dedicado a Shiva. Es un templo hinduista inacabado y por ello tiene escasa decoración. Representa el Monte Meru y está construido en terrazas, sobre la última se sitúan 5 prasat (templos piramidales), alcanzando los 45 m de altura. Para acceder a la plataforma superior hay que subir una empinada escalinata que con el calor y el madrugón que llevábamos encima se nos hizo bastante dura. Este templo lo podéis ver desde la carretera y ahorraos la paliza.


-Ta Keo -


El templo Bayón forma parte del complejo de Angkor Thom, una ciudad real amurallada que fue construida en el reinado de Jayavarman VII, la época dorada del imperio Jemer, el mismo que construyó Ta Prohm. La ciudad era un cuadrado de 3 Km de lado y en su centro se situaba el templo. La muralla está precedida por un foso y dispone de 4 magníficas puertas de piedra con caras esculpidas. Viniendo de Ta Prohm se accede al recinto por la puerta sur, la más famosa. En los laterales de la carretera de acceso hay figuras de dioses y demonios tirando de una gigantesca naga (serpiente) que simbolizan el “batido del océano de leche”, uno de los mitos fundamentales del hinduismo, presente en numerosos templos.

El templo representa el Monte Meru, monte sagrado del hinduismo, y es conocido por sus torres decoradas con más de 200 rostros enigmáticos sonrientes mirando hacia los cuatro puntos cardinales. Se cree que pueden representar a Buda o al propio monarca. Es otro de esos lugares imprescindibles que merece la pena ver al menos una vez en la vida. El problema, la masificación. O vas a primera o a última hora o siempre te encontrarás montones y montones de turistas que quitan la magia que tuvimos en Ta Prohm visitando el templo prácticamente solos.


- Bayón y Puerta Sur de Angkor Thom -


La ciudad de Angkor Thom incluye otro templo, Baphuon, muy próximo a Bayón. Se accede andando de uno a otro. Es una enorme estructura piramidal de 25 metros de altura cronológicamente anterior, a la cual desistimos de subir.

Un poco mas adelante se encuentra la Terraza de los Elefantes, una muralla de más de 300 metros de longitud con figuras de elefantes esculpidas en piedra, que se utilizaba para contemplar desfiles ceremoniales. A su lado se encuentra la Terraza del Rey Leproso, llamada así por una estatua (es una réplica, la original se encuentra en el Museo Nacional de Phnom Penh) que se cree que representa a un monarca afecto de lepra, quizás el propio Jayavarman VII. El uso de esta terraza no está claro, algunos expertos opinan que pudo usarse como crematorio real. Los bajorrelieves de esta estructura son magníficos.

- Arriba Baphuon, Abajo Terraza de los elefantes y del Rey Leproso -


Tras visitar la colosal ciudad real de Angkor Thom nos dirigimos al lugar donde habíamos iniciado el día, Angkor Thom.

Próximo capítulo: Angkor Wat.

27 de septiembre de 2016

Amanecer en Angkor Wat y Ta Prohm

Vietnam 2016
Día 6/17
Capítulo 1/3

A las 4 y media de la madrugada habíamos quedado con nuestro conductor, Vantha, en el hall del hotel para ver amanecer en Angkor Wat. La noche anterior habíamos pedido en recepción un desayuno para llevar y nos dieron unas elegantes cajas de bambú con un suculento desayuno sin coste alguno. Salimos del hotel de noche y nos sorprendió la cantidad de tuk-tuk y coches que se veían ya camino de los templos. El parking del edificio de las taquillas estaba prácticamente lleno y había una largas colas para sacar las entradas cuando acababan de abrir (5 am). Afortunadamente la cola fue rápida y compramos entradas para 3 días (aunque tan sólo las necesitábamos para dos, pero como ya comentamos hay tickets para 1, 3 o 7 días). Nos costaron 40 $ por adulto, la niña era gratis al no haber cumplido aún los 12 años, por unos meses. En la misma ventanilla te hacen la foto con la que se personaliza el ticket.


- Desayuno del Golden Temple Residence, ¡ Taquillas a las 5 am ¡-


Una vez con las entradas en la mano fuimos en el coche rápidamente a coger sitio enfrente de Angkor Wat, rodeados de un montón de turistas como nosotros a la espera de contemplar uno de los amaneceres más famosos del mundo. La verdad es que ver como el sol va apareciendo poco a poco detrás de la mole de piedra del mayor templo religioso que ha construido el hombre merece el madrugón. Una vez que el sol salió nos fuimos a comer el desayuno que nos había preparado el hotel a un restaurante al lado del templo, donde pedimos los cafés, a precio del Ritz, por cierto.


- Amanecer en Angkor Wat -

Normalmente la visita al circuito corto comienza aquí, continua con Bayón y termina en Ta Prohm. Pero Vantha nos dijo que el hacía el llamado “circuito inverso”, en sentido contrario a las hordas turísticas, de esta forma evitas los grandes grupos que siguen el sentido tradicional. Esa es una constante en Angkor, la cantidad de turistas es inimaginable, aunque afortunadamente la extensión de los templos es tan grande que tan sólo en Bayón tuvimos sensación de saturación.

Tras desayunar fuimos hacia nuestro primer contacto de verdad con los templos de Angkor, Ta Prohm. La distancia entre los templos del circuito corto es pequeña y en 10-15’ se llega en coche de unos a otros.

- Ta Prohm -

Ta Prohm fue construido en el s.XII durante el reinado de Jayavarman VII, el momento cumbre del la arquitectura jemer. Fue un importante monasterio y escuela monástica, primero budista y posteriormente hinduista, una característica común a muchos de los templos de Angkor. Lo más característico de este templo es la invasión de las ruinas por la selva, con ejemplares gigantescos de “spung” (Tetrameles nudiflofra) que van buscando la humedad entre los bloques de piedra. Los arqueólogos franceses que comenzaron a explorar las ruinas decidieron dejar este templo tal y como lo encontraron (aunque tiene alguna actuación sobre las raíces para evitar derrumbes). A nosotros Ta Prohm nos fascinó, es uno de los lugares mejores donde hemos estado. A ello contribuyó, sin dudas, que prácticamente no había turistas y te podías sentir como un verdadero explorador del s.XIX paseando entre paredes de piedras e inmensas raíces de árboles. Hay que ver el templo con calma, a primera hora de la mañana, disfrutando de cada rincón, es un lugar mágico.

Próximo capítulo: Bayón.