27 de septiembre de 2016

Amanecer en Angkor Wat y Ta Prohm

Vietnam 2016
Día 6/17
Capítulo 1/3

A las 4 y media de la madrugada habíamos quedado con nuestro conductor, Vantha, en el hall del hotel para ver amanecer en Angkor Wat. La noche anterior habíamos pedido en recepción un desayuno para llevar y nos dieron unas elegantes cajas de bambú con un suculento desayuno sin coste alguno. Salimos del hotel de noche y nos sorprendió la cantidad de tuk-tuk y coches que se veían ya camino de los templos. El parking del edificio de las taquillas estaba prácticamente lleno y había una largas colas para sacar las entradas cuando acababan de abrir (5 am). Afortunadamente la cola fue rápida y compramos entradas para 3 días (aunque tan sólo las necesitábamos para dos, pero como ya comentamos hay tickets para 1, 3 o 7 días). Nos costaron 40 $ por adulto, la niña era gratis al no haber cumplido aún los 12 años, por unos meses. En la misma ventanilla te hacen la foto con la que se personaliza el ticket.


- Desayuno del Golden Temple Residence, ¡ Taquillas a las 5 am ¡-


Una vez con las entradas en la mano fuimos en el coche rápidamente a coger sitio enfrente de Angkor Wat, rodeados de un montón de turistas como nosotros a la espera de contemplar uno de los amaneceres más famosos del mundo. La verdad es que ver como el sol va apareciendo poco a poco detrás de la mole de piedra del mayor templo religioso que ha construido el hombre merece el madrugón. Una vez que el sol salió nos fuimos a comer el desayuno que nos había preparado el hotel a un restaurante al lado del templo, donde pedimos los cafés, a precio del Ritz, por cierto.


- Amanecer en Angkor Wat -

Normalmente la visita al circuito corto comienza aquí, continua con Bayón y termina en Ta Prohm. Pero Vantha nos dijo que el hacía el llamado “circuito inverso”, en sentido contrario a las hordas turísticas, de esta forma evitas los grandes grupos que siguen el sentido tradicional. Esa es una constante en Angkor, la cantidad de turistas es inimaginable, aunque afortunadamente la extensión de los templos es tan grande que tan sólo en Bayón tuvimos sensación de saturación.

Tras desayunar fuimos hacia nuestro primer contacto de verdad con los templos de Angkor, Ta Prohm. La distancia entre los templos del circuito corto es pequeña y en 10-15’ se llega en coche de unos a otros.

- Ta Prohm -

Ta Prohm fue construido en el s.XII durante el reinado de Jayavarman VII, el momento cumbre del la arquitectura jemer. Fue un importante monasterio y escuela monástica, primero budista y posteriormente hinduista, una característica común a muchos de los templos de Angkor. Lo más característico de este templo es la invasión de las ruinas por la selva, con ejemplares gigantescos de “spung” (Tetrameles nudiflofra) que van buscando la humedad entre los bloques de piedra. Los arqueólogos franceses que comenzaron a explorar las ruinas decidieron dejar este templo tal y como lo encontraron (aunque tiene alguna actuación sobre las raíces para evitar derrumbes). A nosotros Ta Prohm nos fascinó, es uno de los lugares mejores donde hemos estado. A ello contribuyó, sin dudas, que prácticamente no había turistas y te podías sentir como un verdadero explorador del s.XIX paseando entre paredes de piedras e inmensas raíces de árboles. Hay que ver el templo con calma, a primera hora de la mañana, disfrutando de cada rincón, es un lugar mágico.

Próximo capítulo: Bayón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario