15 de septiembre de 2016

Excursión al Delta del Mekong

Vietnam 2016
Día 4/17

Cuando preparamos este viaje y leímos críticas sobre la excursión al Delta del Mekong no encontramos ni una buena opinión. Casi todo el mundo se quejaba de que es una turistada y que el programa que ofrecen las agencias de viaje no se ajusta a la realidad y las dos cosas son verdad. Pero pese a ello yo recomiendo realizar la excursión si visitáis Ho Chi Minh y disponéis de días, eso si teniendo claro lo que vais a ver y lo que no y cómo lo veréis. 

Tan sólo es posible ver los mercados flotantes en las excursiones que al menos hacen una noche en el Delta ya que en las de un día, como la nuestra, cuando lleguéis el mercado ya habrá terminado. La otra consideración a tener en mente es que iréis en un grupo de turistas, más o menos numeroso, en procesión de isla en isla donde el objetivo principal de la visita es poder vender alguno de sus productos. La parte buena es que hay mucha competencia y la excursión es muy barata y que el Delta del Mekong es uno de esos puntos geográficos míticos del planeta que merece la pena visitar. 

Ya comentamos que contratamos la excursión el día anterior en la agencia Vietnam Adventure Tours (123 Ly Tu Trong) porque estaba al lado del hotel y habíamos leído buenas críticas. Son muy eficientes y en pocos minutos hicimos la reserva. Ofrecen la excursión en grupos de 10 o 20 personas. Como no nos parecía excesivo cogimos el grupo de 20 al ser más económico. Nos costó 17 $ por persona por el transporte en minibús ida y vuelta, la visita guiada y la comida. Por ese precio poco más se puede pedir teniendo en cuenta que son unas 3-4 horas de carretera por trayecto. Por supuesto que en el programa que nos dieron se incluía la visita al mercado flotante que como sabíamos no íbamos a ver, como así fue.

A las 8 en punto nos recogieron en nuestro hotel. El guía se llamaba Tiger y era un tipo muy simpático, como todos los guías que tuvimos a lo largo del viaje. Tras la pesadez de ir recogiendo al resto de turistas, sobre las 9 de la mañana empezamos a salir de Ho Chi Minh con un tráfico infernal. El camino hacía el Delta discurre entre arrozales, industrias en los márgenes del río, carreteras en obras y tráfico, mucho tráfico. Tardamos casi 4 horas parando media hora en un restaurante de carretera, que por cierto tenía una jardines preciosos.




El punto de entrada al Delta desde Ho Chi Minh suele ser la ciudad de My Tho, a 70 Km. Aquí se embarca hacia las diferentes islas que forma este inmenso río que a través de 4500 Km discurre desde su nacimiento en el Tíbet por China, Laos, Tailandia, Camboya y Vietnam hasta su desembocadura en el Mar de China Meridional. Los vietnamitas no le conocen como Mekong sino como el “río de los nueve dragones” por los nueve brazos que forma a lo largo de su recorrido. Es un río clave en la economía de estos países. Al Delta se le llama “la despensa de Vietnam” ya que es el principal punto de la producción de arroz del país. Ello hace que el proyecto de construcción de presas en el cauce alto del río (China o Laos) produzca tensiones entre los países por los que discurre.

Tras desembarcar, la primera parada fue la Isla Dragón. Se visita una granja especializada en las abejas, donde te ofrecen una degustación de té de miel y te venden otros productos derivados. Allí tiene lugar el momento turístico por excelencia de la excursión y una de las fotos más típicas de Vietnam, el paseo en una pequeña barca de madera tradicional por los canales. Pese a que está masificado como si de una parque de atracciones se tratase, el lugar es muy bonito.




La siguiente parada fue en la Isla Tortuga, donde se degustan frutas locales mientras se “sufre” una actuación de música tradicional. Después toca el islote Thoi Son donde hay una pequeña fábrica artesanal de caramelos de coco, que están muy buenos por cierto. Aquí montamos en unos carros de madera tirados por unos caballos diminutos que nos llevaron hasta el restaurante. La comida estuvo bien, diversos platos locales entre los que no falta el pez oreja de elefante, típico del Delta. Después de comer te ofrecen un paseo en bici, que no hicimos porque el calor era agobiante y embarcas de regreso hasta My Tho, donde se hace una parada en la pagoda de Vinh Trang. Desde allí vuelta al hotel mientras diluviaba.

Por la noche cenamos otra vez en nuestro querido Street Food Market un pollo a la barbacoa buenísimo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario