24 de octubre de 2016

Montañas de Mármol

Vietnam 2016
Día 11/17

Desde Hoi An se suelen hacer dos excursiones: las ruinas de My Son y las Montañas de Mármol.
My Son es el mejor exponente en Vietnam del Reino de Champa, el enemigo del Imperio Jemer Camboyano. Tras ver fotos de otros viajeros decidimos que tras habernos empapados de templos en Angkor no nos apetecía ver estas ruinas que distan mucho de la espectacularidad de las camboyanas.
La única excursión que hicimos por lo tanto fue a las Montañas de Mármol, el último día de estancia en Hoi An. Se encuentran en el paseo marítimo que une la ciudad con Danang,  por lo que no es mala idea hacer la visita camino del aeropuerto. Como nuestro avión salía a las 9 de la noche, anochece a las 6 y el tema logístico del equipaje era un problema decidimos ir por la mañana temprano. Preguntamos precio de un taxi en varias agencias de viaje y al final contratamos uno en la agencia enfrente del hotel mucho más barato. No recuerdo el precio, pero creo que fueron 400.000 dong (16 €) por el viaje de ida y vuelta y la espera de dos horas. Desde Hoi An se tardan 20-30' en llegar.

Las Montañas de Mármol son un conjunto de 5 montañas bautizadas con el nombre de un elemento natural (agua, fuego, tierra, madera y metal) y llamadas así porque durante siglos se extrajo mármol de gran calidad de su interior, por ejemplo con él se realizó el mausoleo de Ho Chi Minh en Hanói. Actualmente está prohibido extraerlo, aunque podréis ver en los alrededores numerosos talleres que trabajan este material, pero importado. 

Por su situación estratégica, punto elevado sobre la costa del Mar de China, fueron usadas por los diferentes bandos durante las guerras y se pueden ver los impactos de bala en alguna de sus puertas. Pero fundamentalmente han sido un punto de peregrinaje y retiro espiritual ya que en su interior se encuentran templos y pagodas budistas. 

Aunque todas se pueden visitar, realmente la única que se suele ver es Thuy Son (montaña de agua), la de mayor tamaño y más interesante y la única de pago. La entrada cuesta 15.000 dongs (menos de 1 €). Se puede acceder por dos escalinatas de más de 100 peldaños cada una o por un moderno ascensor panorámico que cuesta otros 15.000 dongs. Recomendable para no llegar arriba con la lengua fuera. La bajada es siempre por las escaleras. Aquí sufrimos el primer timo del viaje ya que no miramos los precios del ascensor y al llegar al hotel y guardar las entradas nos dimos cuenta que nos habían cobrado más que el importe que constaba en los tickets. Estos vietnamitas siempre están con el cuchillo afilado para clavártelo en cuanto te descuidas (en realidad 1-2 € de más).

Al salir del ascensor hay un mirador desde donde se tienen unas buenas vistas de la línea de costa y de las otras montañas de mármol. A su lado se encuentra el monumento más famoso de este complejo, la Torre Xa Loi, de 15 metros de altura, de construcción reciente (años 90).


- Montañas de Mármol -

Hay una red de caminos que van conectando las diversas pagodas, cuevas, miradores y templos. Te puedes orientar con el mapa que te dan con la entrada o con los que se encuentran en paneles informativos. No tiene pérdida. Otro de los puntos de mayor interés es la cueva Huyen Khong, una enorme cavidad con varias estatuas de Buda y la luz penetrando por un estrecho orificio en el techo.

Aunque nos gustó la visita nos pareció un lugar muy turístico y que realmente no aporta nada novedoso al resto del viaje. Es un lugar prescindible que tan sólo aconsejamos si tenéis algún rato libre u os pilla de paso camino del aeropuerto.

Regresamos al hotel con el tiempo justo de ducharnos y hacer el check-out a las 12, ya que fue el único hotel del viaje donde no nos permitieron alargar la estancia en la habitación. Pasamos la tarde en la piscina, donde comimos, hasta la hora de salir al aeropuerto. El vuelo a Hanói, de nuevo con Vietnam Airlines, fue el único que salió con retraso, una media hora. Llegamos muy tarde a Hanói donde nos recogió el taxi del hotel. Tardamos 45' hasta llegar al Hotel Meracus 2 situado en pleno Barrio Antiguo (ver capítulo de alojamiento en Vietnam). Cálida bienvenida, como siempre en este viaje, con cocktail incluido y de cabeza a la cama pasadas las 12 de la noche.

Próximo capítulo: Barrio Antiguo de Hanói.

No hay comentarios:

Publicar un comentario