9 de marzo de 2017

Qué ver en Oporto I

Acabamos de regresar de un viaje a Oporto de 3 días. Era una de esas ciudades que siempre habíamos querido ir pero que aplazábamos una y otra vez. Os dejamos una pequeña lista de las cosas que más nos han gustado.


1. Las orillas del Duero

Si hay una imagen clásica de Oporto esa es la de Cais da Ribeira, el precioso paseo a orillas del Duero desde donde se contempla por un lado la ciudad con las casas de colores y la ropa tendida en los balcones y en el otro lado del río las bodegas de Vila Nova de Gaia. Uniendo ambas el majestuoso Puente de D. Luis I. Hay numerosas terracitas de restaurantes y callejuelas donde perderse paseando.


- Cais da Ribeira -

2. Cruzar el Puente de D. Luis I

De los numerosos puentes que unen las dos orillas del Duero este es el símbolo de Oporto. Realizado por un discípulo de Eiffel en 1886 es una obra maestra de la ingeniería civil. Una buena idea es cruzarlo por la parte inferior donde circulan vehículos además de peatones y regresar por la superior, que sirve de paso a una línea de metro. Las vistas de la ciudad son magnificas.

- Puente D. Luis I -


3. Pasear en barco por el Duero

En la Plaça da Ribeira se puede comprar el billete para el clásico “Crucero de los 6 puentes”. Cuesta 15 € y dura una hora. Recorre el tramo del Duero que discurre por la ciudad y permite tener una magnífica panorámica de las dos orillas. Entre los 6 puentes por los que pasa el barco, además del famoso Puente de D. Luis hay que fijarse en el de María Pía, obra de Eiffel en 1877, antes de hacerse famoso por la Torre de la Exposición Universal de 1889 en París. Fue en su día el puente de un solo arco más largo del mundo y tenía uso ferroviario.


- Crucero de los 6 Puentes -


4. Visitar una bodega

Una visita a Oporto no es completa sino se visita alguna de sus bodegas en Vila Nova da Gaia. La mayoría ofrecen pases guiados con degustación de vinos incluida. Nosotros optamos por Calem, una de las más conocidas. La visita dura unos 30’, incluye dos vinos y cuesta 7 €. Con el ticket del teleférico o del crucero por el Duero se regalan entradas para bodegas más modestas.


- Bodegas -


5. Degustar la gastronomía 

En Portugal se suele comer bien y a buen precio. Además de algunos platos típicos del país como el famoso bacalhau à brás, Oporto tiene dos especialidades que hay que probar. Una son las tripas, equivalentes a nuestros callos, y la otra la francesinha, un contundente plato de carne con queso gratinado en pan.


- Bacalhau á brás y francesinha -

De los lugares donde comimos os recomendamos tres:

  • Bacalhau. En plena ribera del rio con terraza al mismo y algunas pocas mesas en el interior. Es un local pequeño con cocina tradicional. El bacalao es el plato estrella como el nombre del establecimiento indica.
  • Pedro dos Frangos (Rua do Bonjardim 223). Bar tradicional especializado en pollo asado. Se puede comer en la barra o en mesa y también preparan pollo para llevar a casa. Muy barato y sabroso.
  • Cantina 32. Local muy moderno en plena calle turística Rua das Flores 32. Carta que combina planos tradicionales con cocina moderna. Todo exquisito y a buen precio. Fue el restaurante que más nos gustó.


No hay comentarios:

Publicar un comentario