22 de julio de 2016

VIETNAM

Julio - Agosto 2016

La elección de Vietnam

Este año no teníamos elegido ningún destino, lo único claro era que no queríamos repetir Asia al haber viajado tres veces a este continente en los últimos 4 años. La elección inicial fue Guatemala, pero según fuimos preparando el viaje nos entraron dudas en cuanto a la seguridad, especialmente viajando con los hijos. Esas dudas, más algunos comentarios de los amigos sobre el mismo tema, hicieron que definitivamente abandonásemos la idea en el mes de Marzo. Se acercaba Abril, cuando solemos comprar los billetes de avión, y seguíamos sin destino. Entonces volvimos a acordarnos de Asia y en este caso el destino sería Vietnam, ya que cuando fuimos a Tailandia en el 2012 la intención inicial fue Vietnam pero tuvimos que renunciar por falta de días. Además incluiríamos a Camboya en el recorrido para poder disfrutar de unas de las maravillas del mundo: los templos de Angkor.


Requisitos de entrada

Para entrar en Vietnam se requiere visado. Este se puede conseguir de dos maneras. La más sencilla y cara es en la embajada de Vietnam en Madrid, bien presentando el pasaporte en mano o enviándolo por correo certificado. El problema es el riesgo de que se extravíe y las tasas (130 € multientrada y 80 € entrada única según la web vietnamitas en madrid ya que en la de la embajada no consta el precio). Por dichos motivos la mayoría de los turistas recurren a obtener el visado en el mismo aeropuerto. Pero Vietnam es un país comunista y para poder conseguir el visado se necesita una carta de invitación. Hay numerosas empresas en internet que han visto una forma sencilla de hacer negocio y te tramitan la carta. Nosotros hicimos el trámite en esta web. Nos costó 17 $ por persona más otros 5 $ para que la carta fuese personalizada, es decir que sólo apareciesen nuestros datos, no los de otros turistas. Algo recomendable ya que va impreso, además de tu nombre, el número de pasaporte y no sabes en que manos van a caer esos datos. La carta te la envían por email y la imprimes. Hay que asegurarse que la empresa que la gestiona es fiable ya que en la web de la embajada advierten que varias webs han sido cerradas por fraude. Las webs que recomiendan la Lonely Planet son bastante más caras.
Al llegar al aeropuerto tenemos que obtener el visado en la ventanilla “Landing Visa”. Tan sólo lo expiden los aeropuertos internacionales de Ho Chi Minh, Hanói o Danang. Además de la carta de invitación, se debe presentar el pasaporte (vigencia mínima de 6 meses y con 2 páginas en blanco), 2 fotografías tamaño carnet (muy importante acordarse de llevarlas) y 50 $ en concepto de tasas para el visado multientrada (si vas a salir y volver a entrar al país, por ejemplo para ir a Camboya). El visado de única entrada es más barato pero no recuerdo el precio. Además hay que rellenar unos formularios, es muy práctico llevarlos rellenos desde aquí ya que la empresa que te tramita la carta te envía una copia de los mismos con ella. También te ofrecerá, previo pago, sus servicios para acelerar los trámites en el aeropuerto. 
Es recomendable llevar $ porque se paga en metálico. De esta forma el visado multientrada cuesta 50 $ + 15 $ de la carta  (75 $) vs  130 € de la embajada.


¿Cuándo ir? 

Al ser un país con más de 2000 Km de norte a sur el clima varía según la zona a la que viajemos. En general la mejor época para viajar a Vietnam es desde Octubre a Abril, la época seca. En nuestro verano es la temporada de lluvias, además de que hay más turistas y los precios de los hoteles se elevan. Si, como es nuestro caso, te ves obligado a viajar en verano, las lluvias no suelen trastornar demasiado el viaje. A nosotros nos llovió en el sur, varias lluvias fuertes al día, generalmente a media tarde y de corta duración. Nos llovió bastante más el año pasado en Sri Lanka. El único problema serio de viajar en verano es que ocasionalmente hay tifones. Para obtener información actualizada sobre tifones o tormentas tropicales se puede consultar la web http://tropicalstormrisk.com.


¿Dónde volar?

Este ha sido el viaje que más me ha costado encontrar los vuelos, de hecho estuvimos a punto de cancelarlo porque no encontraba billetes por debajo de 1000 €. No hay vuelo directo desde España a Vietnam y la opción más directa sería volar con Vietnam Airlines desde París, pero es muy caro (no baja de 1000 € en temporada alta). Busca que te busca encontramos billete de ida a Ho Chi Minh y regreso desde Hanói, vía Dubái, con Emirates por 822 €, con seguro de anulación y médico incluidos, comprados a mediados de Abril en la web de Emirates.
Los 3 vuelos internos (Ho Chi Minh–Siem Reap, Siem Reap-Danang y Danang-Hanói) los reservamos con Vietnam Airlines por 245 € por persona (82 € de media por vuelo). También estas reservas las hicimos en la web, en este caso de Vietnam Airlines.
Los vuelos internacionales duraron unas 7 horas por trayecto y los nacionales una hora escasa cada uno. 




¿Cómo moverse?

Para desplazamientos internos largos lo más práctico y económico es el avión. La compañía nacional es Vietnam Airlines, una buena compañía con precios muy competitivos. Además hay varias línea aéreas low-cost, pero ojo que estas frecuentemente cancelan vuelos, lo leímos en la Lonely Planet y lo comprobamos en los aeropuertos. Hay una extensa oferta de sleeping-bus y de trenes cama nocturnos, más baratos que el avión pero mucho más lentos, tan sólo recomendables para mochileros de presupuesto ajustado.

Para los desplazamientos en las ciudades lo mejor son los taxis, en teoría muy baratos. El problema es que hay mucho timo y nosotros, pese a ir avisados, los sufrimos en nuestras carnes. Recomiendan usar tan sólo taxis de compañías de confianza (Mai Linh, Vinasun) y que lleven taxímetro. Pero ni con esas. El único que cogimos fue en Hanói, en teoría una compañía de confianza (Taxi Group) y con taxímetro. Pero debía estar trucado porque nos cobró por un trayecto urbano de escasos 10’ lo mismo que el de 45' de duración del hotel al aeropuerto: 400.000 vnd (16 € al cambio). Lo mejor es contratar los traslados del hotel al aeropuerto con el mismo establecimiento, al final es lo más barato y seguro. 

En Vietnam no está permitido alquilar un coche sin conductor. Lo habitual es contratar excursiones en minibuses con alguna agencia local, las cuales también ofrecen coches privados con chofer. La industria turística es muy potente y eficiente. Hay infinidad de agencias donde contratar todo tipo de excursiones, transporte o alojamiento. Al que le guste improvisar sobre la marcha no tendrá ningún problema. Nos ha sorprendido la cantidad de turistas, muchos más que en destinos aparentemente más populares como Tailandia o Bali, y especialmente de mochileros muy jóvenes (quizás es que vamos notando que cada vez somos más viejos).

Cruzar la calle en Hanói o Ho Chi Minh es un deporte de riesgo. El tráfico es descomunal, especialmente de motos, sin ningún tipo de normas de circulación (los semáforos apenas se respetan y los pasos de cebra nunca). Con el paso de los días te acostumbras a ir andando despacio, siempre hacia delante, mientras las motos te esquivan. Otra experiencia más del viaje.





Sanidad y seguridad

No existe ninguna vacuna obligatoria y las recomendadas son las mismas que deberíamos tener puestas siempre en estos viajes (hepatitis A y B, tétanos, fiebre tifoidea etc…). 
Aunque la malaria no está extendida en los lugares turísticos, no existe mejor profilaxis que la de prevenir que nos piquen los mosquitos. 
En la web del Ministerio de Sanidad podéis encontrar información, pero es recomendable pedir cita en un centro de vacunación internacional donde os explicarán con detalle todo.

Vietnam es un país bastante seguro para viajar, con índices de delincuencia bajos. En los últimos años con la gran afluencia de turistas empiezan ha aparecer carteristas en las zonas más frecuentadas de Hanói.
El principal problema es que hay mucha picaresca y en ocasiones se tiende a engañar al turista con los precios, el cambio de moneda, el alojamiento con un nombre similar a los recomendados por las principales guías de viaje o especialmente en los taxis, como ya comentamos. Sin embargo en los establecimientos de precio medio-alto el trato es exquisito.Si surge cualquier contratiempo grave la Embajada Española se encuentra en Hanói (calle Le Hong Phong 4).

Moneda

La moneda de Vietnam es el Dong (VND). El tipo de cambio aproximado actualmente es de 1 € = 25.000 vnd. No cotiza en los mercados internacionales por lo que no es posible llevar dongs desde otro país. Los billetes van desde los 500 a los 500.000 vnd, siempre llevan el retrato de Ho Chi Minh. Las monedas no circulan dado su escaso valor. Hay que tener cuidado con los billetes de 10.000 y 100.000 vnd porque son muy parecidos.
Se pueden cambiar tanto dólares como euros en bancos, casas de cambio, agencias de viajes y joyerías. También hay numerosos cajeros automáticos (ATM) pero en ocasiones limitan sacar dinero a 2 millones de dongs (40 €).
La tarjeta de crédito tan sólo es aceptada en hoteles y restaurantes de precio medio-alto y algunos recargan un 3% de comisión.




Teléfono

Las principales compañías telefónicas son Mobifone, Vinaphone y Viettel. Nosotros compramos una tarjeta sim de Mobifone en el aeropuerto por 10 $ con 5 $ de llamadas internacionales, datos ilimitados y llamadas nacionales gratuitas. La cobertura 3G y el wifi es muy buena, hay wifi en todos los lados, buses turísticos incluidos.
Los enchufes son similares a los nuestros, herencia de haber sido colonia francesa.

Próximo capítulo: itinerario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario